Gobierno acatará resoluciones de la Corte Constituci…
Hondo en Honduras
Pedido de revocatoria contra Lasso, mera amenaza
Ecuador les sigue el rastro a 18 sublinajes de Ómicr…
Desempleados buscan trabajo en las calles de Ambato …
Esmeraldas, la más conflictiva de las cuatro localid…
Nuevo sistema de autentificación para licores, cerve…
El niño que contó a través de un dibujo que lo abusa…

Organizar el cuarto de los niños ayuda a promover la cultura del orden

Estefanía Mora se dedica a la organización de espacios. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Estefanía Mora se dedica a la organización de espacios. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Las últimas semanas de vacaciones son una oportunidad para que padres e hijos se preparen para el regreso a clases. Estefanía Mora, organizadora profesional de espacios, ordenó la habitación de Cayetana Freile, la pequeña hija de la dentista Lula Villacrés, y compartió consejos prácticos.

Villacrés buscó el servicio debido a que su profesión y sus actividades como talento de pantalla no le permiten organizar a profundidad.

Mora, quien se certificó en la Academia Claudia Torre en México, trabajó durante un día en la habitación de Cayetana. “En los espacios de los niños se motiva a crear un orden funcional, para que puedan acceder a las cosas de manera práctica y que les permita mantener el orden”, explica.

Clasificar y depurar son los primeros pasos a realizar. La experta aplica la Metodología del Orden, diseñada por Claudia Torre. Es un acrónimo de organizar, reducir, dar un hogar, etiquetar y no recaer.

Por ejemplo, los vestidos, zapatos, pantalones y shorts se clasifican. Lo mismo se aplica a los juguetes y artículos escolares.

Sacar lo que no se usa es clave porque se liberará el espacio. Mora alienta a sus clientes a que reciclen, donen lo que está en buen estado y vendan aquello que está como nuevo.

La ropa que se arruga debe ir colgada y de preferencia se deben usar armadores uniformes. El resto debe ser guardado en cajones y canastas, con la técnica del doblado en archivo. Esta consiste en doblar la ropa en sobres, con las mangas y cuellos en la parte interior, para almacenarla de forma vertical. Así se visualiza todo y al sacar un artículo no se desordenan los otros.

Los juguetes pequeños y artículos escolares pueden almacenarse en contenedores transparentes, con el objetivo de que se pueda ver qué contienen. Además, las canastas y contenedores son etiquetados para que los pequeños y sus cuidadores sepan a dónde regresar los objetos.

Al ver el resultado, Villacrés se sintió conforme al saber que Cayetana, quien va a entrar a la escuela, creará un hábito de orden. “Es una forma diferente de criarla”, reflexiona la dentista.

Doblado en archivo | Se aplica a ropa que no se arruga. Ayuda a visualizar lo que se tiene y permite sacar una prenda sin que se desordene el resto. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Canastas | Ayudan a clasificar los artículos, como ropa, útiles de aseo, escolares, entre otros. La clave es etiquetar todos los contenedores. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO