Trump sufre revés con envío de caso contra Twitter d…
Destinos, con 70% de reservas confirmadas
Más de la mitad de pacientes con tuberculosis están …
La FEF busca aliviar sus finanzas con la Tri
Los sápara luchan por mantener su tierra
CC analiza la pertinencia de militares en las calles
Venezuela abre paso peatonal en la frontera con Colombia
Gobierno venezolano vigilará redes sociales en campa…

La artista María José Argenzio revela la delicada identidad local

La muestra ‘Frágil genealogía II’, de María José Argenzio, se inaugura la noche de este 23 de octubre del 2019 en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

La muestra ‘Frágil genealogía II’, de María José Argenzio, se inaugura la noche de este 23 de octubre del 2019 en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

La muestra ‘Frágil genealogía II’, de María José Argenzio, se inaugura la noche de este 23 de octubre del 2019 en el Centro de Arte Contemporáneo de Quito. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

La noche de este miércoles 23 de octubre del 2019 se inaugura, en el Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Quito, la muestra ‘Frágil Genealogía II’, de la artista guayaquileña María José Argenzio.

Esta exposición individual e itinerante es una recopilación de obras desde 2010 hasta 2019. Además, cuenta con un trabajo nuevo, Saltatrás y tornatrás.

Con este cuadro, Argenzio critica el nombre de relación con el que se llamaba a los mestizos que se mezclaban con indígenas o negros, haciendo referencia a que se retrocede en orden de tener sangre blanca.

Todas las obras son una crítica a la frágil identidad ecuatoriana, construida sobre conceptos colonialistas, de blanqueamiento y de ‘novelerismo’, de pensar que todo lo que viene de afuera es mejor.

Al mismo tiempo, hay un intento de revalorizar la cultura en su diversidad a través de la creación de las obras junto a artesanos talladores de San Antonio de Ibarra y a bordadoras de La Esperanza, ambas localidades de Imbabura. Además, utiliza materiales locales, como el guayacán. “Es la madera que nos identifica, pero también era exclusiva para la nobleza de la época de la colonia”, asegura.

25 000, del año 2011 y una de las obras icónicas de la artista guayaquileña, da la bienvenida al público a la muestra. En una urna con base de guayacán y tapa de vidrio se exhiben 25 000 monedas de un sucre cubiertas de pan de oro.

“Estamos hablando de la dolarización, pero también de lo que significa que nosotros manejemos una moneda que no nos represente, que no hable de nuestra historia”, dice.

El pan de oro es otro material recurrente en la obra de la artista. Siempre invita a la gente, asegura, a pensar en el oro como la razón por la que América fue colonizada.

En ‘Frágil genealogía II’, Argenzio también hace una crítica a la mirada exótica hacia Latinoamérica, con piezas como Chiquita, de 2012. Por otro lado, también hay espacio para la reivindicación de lo considerado exótico, al poner en valor a los campos bananeros.

En esta exhibición, que es la continuidad de ‘Frágil genealogía I’, expuesta en Cuenca, Argenzio también busca generar reflexiones sobre la importancia que se le da a ciertos apellidos en Ecuador y a la negación del mestizaje.

La muestra estaba programada con meses de antelación, pero su inauguración coincide con la actual situación económica y social por la que atraviesa Ecuador. “Hay una mentalidad colonizadora presente en Ecuador y Latinoamérica. Este país jamás va a salir del tercer mundo si seguimos con mentalidades retrógradas, clasistas y racistas”, reflexiona.

‘Frágil genealogía II’ estará en el CAC hasta el 24 de noviembre de 2019.

Suplementos digitales