1 de agosto de 2018 00:00

Julio Jaramillo, un detective inesperado en el libro ‘Teoría del manglar’

Luis Carlos Mussó obtuvo el premio Miguel Riofrío de la Casa de la Cultura de Loja por ‘Teoría del manglar’. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

Luis Carlos Mussó obtuvo el premio Miguel Riofrío de la Casa de la Cultura de Loja por ‘Teoría del manglar’. Foto: Enrique Pesantes/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 3
Alexander García

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Describe bien tu aldea y describirás al mundo. El poeta y narrador guayaquileño Luis Carlos Mussó parafrasea y hace suya la frase del escritor ruso León Tolstói y vuelve a convertir a Guayaquil en un territorio literario .

Tras ‘Oscurana’ (2011), en la que el autor sintetizaba todo aquello que es en esencia la ciudad, centrándose solo en el sur de la urbe, ‘Teoría del manglar’ entraña ya no solo un homenaje a Guayaquil -el puerto de la época de la dictadura, de finales de los años 70-, sino también a uno de sus grandes personajes.

Aunque nunca es mencionado por su nombre en el libro, aparece solo como ‘el Cantante’ -con mayúscula- o como el intérprete de boleros o pasillos, queda en evidencia que Mussó convierte a Julio Jaramillo en uno de los personajes de su segunda novela.

Esta vez se trata de una novela policial en la que el ‘Ruiseñor de América’ termina por contribuir con las pesquisas para tratar de resolver el crimen. Es el propio cantante el que descubre la atrocidad de un cadáver en el interior de una heladera de un bar de mala muerte, en una oscura trastienda y entre botellas de cerveza.

La novela, premio de literatura Miguel Riofrío de la Casa de la Cultura núcleo de Loja y publicada por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, fue presentada en Guayaquil en el reciente Congreso de Ecuatorianistas. El autor fue invitado a participar en una mesa de novela policial en la Feria del Libro de Guayaquil (FIL-G), prevista para septiembre próximo.

“La gran novela de Guayaquil está escribiéndose. Es una especie de entramado desde diferentes plumas y perspectivas. Algunos han llamado subgénero a lo policial; lo he querido ver como un espacio que ha estado ganando lectores y prestigio, además de que es un género que me parece que no ha sido explotado en el Ecuador”, indicó Mussó (Guayaquil, 1970), autor de una docena de poemarios. “Siempre estoy escribiendo poesía, ahora tengo tres libros inéditos, pero hay discursos, retos o desafíos que solo se pueden asumir en otros géneros, en este caso la novela”.

‘Teoría del manglar’ se centra en la vida y los recuerdos del mayor Antonino Quirós, un oficial de policía jubilado y aquejado por los temblores del párkinson. La novela comienza con el mayor en el retiro, jugando una partida de ajedrez, cuando ve en un viejo televisor de transistores el multitudinario cortejo fúnebre de Julio Jaramillo y se ve abocado a rememorar el Caso XY. Se trata de la investigación del asesinato de una travesti llamada Lucía.

El título a su vez es un homenaje a la teoría del matapalo en la novela ‘Los Sangurimas’, de José la Cuadra. El autor del Grupo de Guayaquil compara a las raíces como garras del árbol con el propio pueblo montuvio. En la novela de Mussó, las raíces del mangle representan la enredadera de pistas sobre el crimen. La estructura está marcada por jugadas de ajedrez que le dan título a los capítulos (Capablanda, apertura española; Defensa siciliana o El rey negro en peligro).

El ‘negro’ es el propio Jaramillo quien utiliza su fama para convencer a ciertos testigos de hablar, aunque a veces haga falta mucho más que eso. La novela retrata a Jota Jota en el declive de su carrera, abrazado al alcohol y a puertas de la muerte, un cantante al que se le salen los gallos en las presentaciones y quien tras su regreso definitivo a Guayaquil “ha decidido no volver a grabar”.

La decadencia del artista, de las instituciones y de la propia ciudad parecen ir de la mano. “Es un Guayaquil caótico, decadente, de los últimos 70 -anota el autor-, un Guayaquil que nos ofrece ese espacio para las dicotomías, el poder por un lado, la dictadura militar que gobernaba el país, y por otro lado grupos e individuos que buscan ejercer la libertad, cada quien a su modo”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)