15 de agosto de 2019 00:00

30 grabados de Galo Galecio se vinculan con la literatura

Los grabados fueron hechos durante los tres años que Galecio vivió en México gracias a una beca. Fotos: Galo Paguay / El Comercio

Los grabados fueron hechos durante los tres años que Galecio vivió en México gracias a una beca. Fotos: Galo Paguay / El Comercio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 1
Gabriel Flores

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En 1944, el artista ecuatoriano Galo Galecio obtuvo una beca de estudios para vivir en México. Durante su estancia, que se extendió hasta 1947, dibujó ‘Bajo la línea del Ecuador’, un álbum compuesto por treinta grabados, con un tiraje de cien ejemplares.

El ejemplar 21, dedicado a Benjamín Carrión, es el que se exhibe desde hoy -por segunda ocasión en 21 años- en el centro cultural que lleva el nombre del escritor lojano, ubicado entre las calles Jorge Washington y Ulpiano Páez.

Entre los atractivos de la exposición, curada por Romina Muñoz, está el diálogo entre 13 de los grabados de este álbum, donde el mundo de los imaginarios afroecuatorianos es el protagonista, y varios libros del fondo bibliográfico del centro cultural que se publicaron por los mismos años.

Entre esos libros está ‘Tierra, son y tambor. Cantares negros y mulatos’, de Adalberto Ortiz, publicado en 1945 por ediciones La Cigarra de México. En este libro, prologado por Joaquín Gallegos Lara, aparecieron por primera vez varios de los grabados de esta muestra.

Muñoz cuenta que con la activación de este diálogo se busca provocar el interés de artistas, estudiantes e investigadores para que se ahonde en el estudio del universo afroecuatoriano del siglo XX y sobre las formas en que el arte y la literatura tejieron sus conexiones.

Durante su dilatada carrera como grabador, un arte considerado de forma equívoca como menor, la obra de Galecio también entabló un diálogo con la obra de escritores como Nelson Estupiñán Bass, quien a través de su literatura mostró la realidad afroecuatoriana.

Las imágenes de la primera parte del álbum están compuestas por dibujos de hombres labrando la tierra, mujeres en actividades domésticas, animales y personajes míticos de la cultura oral esmeraldeña como ‘La Tunda’.

Los grabados de Galo Galecio se exhiben en la sala Benjamín Carrión. Foto: Galo Paguay / El Comercio

Los grabados de Galo Galecio se exhiben en la sala Benjamín Carrión. Foto: Galo Paguay / El Comercio


Para Muñoz hay tres imágenes de esta serie que destacan por su fuerza. La primera es ‘Sangre en el Cauchal’, donde aparece un cuerpo tendido en el piso cercano a un charco de sangre en un espacio rodeado de palmeras; la segunda es ‘Fruta macabra’, “cuyo nombre seguramente proviene de la expresión en inglés ‘Strange Fruit’ que hace referencia a los ahorcamientos de negros en el sur de los Estados Unidos”; la tercera es ‘La Llamada’ “donde una fuerza entrelazada con la naturaleza, que pareciera aludir a las raíces ancestrales, llama a la lucha a la resistencia”.

Una de las imágenes más populares de esta serie lleva por nombre ‘Música Negra’. En este grabado la imagen central corresponde a una mujer de curvas sinuosas que goza del baile. Junto a ella aparecen una serie de hombres y mujeres que en pleno disfrute de celebración.

La segunda parte del álbum está compuesta por 17 grabados donde Galecio, oriundo de Vinces, hace referencia al mundo montuvio, aunque en varias de estas imágenes sus trazos también parecen dar cuenta del mundo indígena: hombres y mujeres de rostros expresivos realizando actividades cotidianas.

A la exhibición de los grabados se suma un video que el hijo de Galecio prestó para esta exposición. En este audiovisual, varios historiadores y críticos de arte de la época hablan sobre las características y el legado de su obra. Además hay una lista de libros que pueden ser consultados en la biblioteca del Centro Cultural vinculada al mundo afroecuatoriano.

Entres las publicaciones que están disponibles está ‘Presencia africana’ de Benjamín Carrión, ‘Canto negro por la luz’ de Nelson Estupiñán Bass, ‘Camino y puerto de la angustia’ de Adalberto Ortiz y ‘Con todos los que soy’ de Antonio Preciado.

La exposición estará abierta hasta el próximo 30 de septiembre. En este espacio la atención al público es de lunes a viernes hasta las 16:30. La entrada es de acceso libre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)