Defensa de Iza pide asistencia penal internacional y…
Siete personas son investigadas por el asesinato de …
Policía confirma ‘varios heridos y muertosR…
Donald Trump buscará volver a la Casa Blanca, según …
Policía encuentra laboratorio de marihuana en Quito
687 pozos petroleros de la Amazonía ya están en func…
‘¿Están para cuidar a los ciudadanos o a los d…
Audiencia de juicio a Leonidas Iza tendrá vigilia de…

El cambio climático afectaría las temporadas de migración de las tortugas Galápagos

Los guardaparques y técnicos recordaron el décimo cumpleaños de Génesis, la primera tortuga gigante de la especie Geochelone Chatamensis nacida de manera natural en el Centro de Crianza Jacinto Gordillo en la isla San Cristobal, Galápagos.

Los guardaparques y técnicos recordaron el décimo cumpleaños de Génesis, la primera tortuga gigante de la especie Geochelone Chatamensis nacida de manera natural en el Centro de Crianza Jacinto Gordillo en la isla San Cristobal, Galápagos.

Imagen referencial. Los guardaparques y técnicos recordaron el décimo cumpleaños de Génesis, la primera tortuga gigante de la especie Geochelone Chatamensis nacida de manera natural en el Centro de Crianza Jacinto Gordillo en la isla San Cristobal, Galápagos.

El cambio climático ocasiona que las tortugas gigantes de Galápagos migren de forma impredecible, según un artículo de la revista Ecology de la Sociedad Ecológica de América, publicado el pasado 18 de abril del 2019. 

El cambio climático podría interrumpir la capacidad de una tortuga para migrar en el momento correcto. En temporada de lluvia, las tortugas gigantes encuentran vegetación abundante en las zonas bajas. A diferencia de la época de sequía, donde estos especímenes buscan su alimento en las laderas superiores de los volcanes, cuya vegetación crece aun cuando no llueva. 

La migración de las tortugas gigantes podría tomar años para hallar la temperatura óptima de su comida. Por ende, el cambio climático incide en este proceso esencial para mantener sus niveles de energía altos. Los investigadores usan un GPS para rastrear este tipo de comportamientos, así como el tiempo y los patrones de migración de las tortugas a lo largo de varios años.

El autor principal del artículo, Guillaume Bastille-Rousseau, explicó tres objetivos principales del estudio. «Uno fue determinar si las tortugas ajustan su tiempo de migración a las condiciones ambientales actuales . Dos, en caso afirmativo, ¿qué pistas usan para ajustar el tiempo? Y tres, ¿cuáles son las consecuencias energéticas de la falta de tiempo de migración para las tortugas?».

Los expertos esperaban que las migraciones coincidieran con las condiciones actuales de temperatura y alimentación, dado el caso de otras especies. «Muchos animales, como los ungulados (mamíferos), pueden rastrear las condiciones ambientales actuales y migrar en consecuencia, lo que los investigadores en algún momento llaman surfear la ola verde», añade el autor.

Sin embargo, los resultados de la investigación sorprendieron a los expertos. La migración de las tortugas Galápagos está débilmente asociada a las condiciones actuales como la niebla, lluvia y temperatura

«El momento de la migración de la tortuga fluctuó mucho entre los años, a menudo por más de dos meses. Esto indica que la migración de las tortugas no solo se debe a oportunidades de forrajeo (comportamiento que ayuda a predecir cómo se comporta un animal cuando busca comida)», indicó Guillaume Bastille-Rousseau. 

El artículo señala que no está completamente claro si la decisión de migrar se debe a recuerdos de condiciones pasadas o si los quelonios evalúan incorrectamente las condiciones locales. Hasta ahora, la larga expectativa de vida y el gran tamaño corporal de esta especie ha impedido que la variación del clima afecte directamente a su salud.

«El mal momento de la migración tiene menores consecuencias para las tortugas gigantes en comparación con los animales pequeños y de corta duración. Las tortugas gigantes pueden pasar hasta un año sin comer y sobrevivir, mientras que otras especies migratorias deben comer más regularmente», señala la investigación.

Los expertos concuerdan que el proceso migratorio podría disminuir en el futuro hasta su erradicación. «La migración puede no ser una estrategia óptima para las tortugas en el futuro. Puede haber una reducción en el número de tortugas que realizan estos movimientos de larga distancia. Esto probablemente traería consecuencias en cascada para todo el ecosistema», reitera el autor.