Alfredo Borrero pide reformas a la OMS para enfrenta…
La Toquilla mezcla los pasillos con toquecitos de rock
Director de cárcel de El Inca con medidas alternativ…
Segunda postulación universitaria concluye este 22 de mayo
Ecuador activa alerta epidemiológica por viruela del mono
Detenido el líder universitario boliviano que lleva …
Seis detenidos en Pekín por falsificar pruebas PCR
En Chillogallo se fraguó la independencia

‘La voz de la igualdad’ invita a evaluar cómo está la sociedad

‘La voz de la igualdad’ relata una parte de la vida personal y profesional de Ruth Bader Ginsburg. Foto: Internet

Lea con atención estas líneas. La escena empieza en una cena entre maestros de la Universidad de Harvard, autoridades y un pequeño grupo de estudiantes (mujeres). “Estimados colegas, damas. Este es el sexto año en que las mujeres han tenido el privilegio de estudiar Derecho en Harvard”.

Las estudiantes están acompañadas por los maestros. La mesa está llena de copas de agua y vino. Además hay flores y todos lucen elegantes. Se escuchan murmullos y la atención de los ojos está en el discurso del decano Erwin Griswold (interpretado por el actor Sam Waterston). Siguen las palabras: “Esta pequeña velada es la manera de darles la bienvenida. A mi esposa Harriet y a mí nos alegra mucho que las nueve nos acompañen hoy”.

Estallan los aplausos de los comensales. Griswold encabeza la mesa y Harriet está al otro extremo. Entre los invitados está la estudiante Ruth Bader Ginsburg (Felicity Jones). Se la ve un poco sorprendida por las palabras. Tras los aplausos, Griswold invita, con una voz sospechosamente calmada, a que las estudiantes “¿digan quiénes son, de dónde vienen y por qué usan un cupo de Harvard que pudo pertenecer a un hombre?”.

Las miradas se vuelven incómodas. Se escucha a algún maestro limpiar su garganta y se ve a las estudiantes sin saber cómo empezar sus presentaciones. Griswold siente que no dijo nada inapropiado y espera las respuestas de las nueve mujeres; su esposa dice a la que está a su mano derecha: “¿Por qué no empiezas tú, querida?” Lo hace sonriente.

Empieza la ronda de respuestas.

Una de las estudiantes, contenta, se presenta y argumenta su razón de estar en Harvard: “Cuando me gradué mi madre quería que me casara, pero no quería hacer eso y tampoco quería ser profesora, así que…”. Interrumpe Erwin Griswold (molesto) para contradecirle: “Esa no es una razón muy buena”. Y pide que la siguiente estudiante prosiga.

Ruth Bader Ginsburg mira.

El ‘biopic’ sin ‘spoilers’

Las líneas y diálogos están en los primeros siete minutos de la película ‘La voz de la igualdad’ o ‘On the basis of sex’, la película biográfica de Ruth Bader Ginsburg, quien años más tarde fue jueza del Tribunal Supremo de Estados Unidos y un ícono de la igualdad de género en su país y en el mundo.

La cinta data de 2019 y está en las plataformas de ‘streaming’ y retrata cómo estaba incrustado el machismo en las estructuras político -sociales de su país. La primera secuencia muestra cómo la lógica patriarcal estaba enquistada en la mentalidad de las autoridades de una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos.

Sin embargo, ‘La voz de la igualdad’ cumple un rol más importante entre quienes la vean: generar paralelismos con la situación de las barreras que aún existen entre el hombre y la mujer en el ámbito laboral. La película narra el trabajo de Ruth Bader Ginsburg en un primer caso de discriminación de género y se enfrenta a un sistema judicial lleno de hombres, por lo que Ruth tuvo que enfrentar desde discriminación hasta misoginia. Las trabas hacen que uno se pregunte si realmente las paredes de la discriminación de género (o de cualquier otro tipo) se mantienen.

Ruth empezó en Harvard en 1956 y no pudo ejercer en un inicio su profesión -al menos no como ella quería- y optó por enseñar ‘Las leyes y la discriminación sexual’. Corría la década de los sesenta, años de cambios en Estados Unidos, pero no tantos como para aceptar que una joven abogada sin experiencia previa llegue a un juicio a defender un caso de discriminación de género.

No es una película sobre Derecho, es una historia de lucha sobre derechos y reivindicaciones. También es un discurso que lleva a evaluar cómo está la sociedad en cuanto a la igualdad y al trato a las personas diferentes.

El argumento

‘On the basis of sex’ o ‘La voz de la igualdad’ relata una parte de la vida personal y profesional de Ruth Bader Ginsburg. La película se centra en cómo la abogada litiga, junto a su esposo, Martin, un caso de discriminación de género. Es, además, una película biográfica de la jueza.

El gancho

La lucha por la igualdad de género es parte del discurso de la narrativa en medio de terminología de Derecho y tribunales. Sin embargo, no es una película compleja de entender; todo lo contrario. La cinta es entretenida y empática con la audiencia, justamente para generar emociones.

El elenco

Felicity Jones encabeza el listado de actrices y actores de la película. La actriz, también conocida por ‘Rogue One: A Star Wars Story’ o ‘La Teoría del todo’, está acompañada por Armie Hammer (Martin Ginsburg). En el ‘casting’ también están Justin Theroux y Sam Waterston.

Las referencias

El cine hollywoodense ha retratado a mujeres que han enfrentado barreras y roto estereotipos. Hay, por ejemplo, cintas como ‘The Help’, la misma ‘Million Dollar Baby’. Una de las últimas y más comentadas ha sido ‘El escándalo’ (Bombshell), que relata el discrimen y abusos en la televisión.