Gobierno llega a reunión con la Conaie en la Basílica
Guillermo Lasso sobre precio de combustibles: 10 cen…
Mesas técnicas del Ministerio de Salud trabajan en …
Agricultura fija nuevo precio de la caña de azúcar
Rusia ataca un centro comercial en el centro de Ucrania
En Pastaza, los manifestantes se toman tres puentes …
Volcamiento y choque de furgoneta deja 11 heridos en…
Protestas por desabastecimiento de alimentos y gas en Cuenca

Karina emocionó con su voz y sus temas a la generación X en el Teatro San Gabriel

El público vibró al ritmo de la música romática de Karina. Foto: EL COMERCIO.

La música que eriza la piel y que conecta con las personas que fuimos inmensamente felices jamás tendrá una fecha de caducidad; no importa cuántos años pasen. Siempre se la canta a todo pulmón y se la hereda de generación en generación.

Eso pasa con la música de Karina, la venezolana que le canta al amor, a los amores prohibidos, y que se presentó la noche del jueves 19 de mayo de 2022 en el recién inaugurado Teatro San Gabriel, en el norte de la ciudad.

Karina lleva visitando el país por más de 30 años, pero cada velada es única y especial. Este jueves cantó junto a un gran número de compatriotas; ellos coparon las butacas más cercanas al escenario y desde ahí la acompañaron coreando temas como Sálvame y A quién.

Sí, esas canciones que suenan en karaokes y que las entonan desde quienes forman parte de la Generación X hasta los millenialls. “La primera vez que yo vine definitivamente ustedes no estaban en este país. Qué alegría verlos aquí”, mencionó.

Fue un verdadero derroche de energía de lado y lado. La cantante venezolana se entendió con su público desde el primer momento. Aquello le permitió hacer bromas y narrar varios pasajes de su vida.

Trayectoria

Recordó la muerte de su hermano, el autor de Qué extraño es el amor, uno de los temas más mimados de su repertorio. Sobre el escenario también recordó parte de su recorrido musical.

Karina canta desde los 8 años; ahora tiene 53. Firmó su primer contrato con una disquera en 1984. Seguirá cantando hasta que sus seguidores se lo permitan.

Aquello significa qué hay Karina para “rato”, y eso justamente se evidenció sobre el escenario: bailó desde el minuto uno; se detuvo solo para tomar una copa de vino tinto.

“Estaremos aquí hasta que se me acabe el oxígeno”, dijo, en referencia a los 2 850 msnm de Quito.

En la velada estuvo acompañada por tres músicos: dos ecuatorianos y un venezolano. Eso también fue motivo de celebración.

Aseguró que durante toda su trayectoria artística ha procurado contar con el talento de músicos de las dos naciones.

El concierto duró alrededor de una hora, pero los asistentes se quedaron con ganas de más.