Emiratos Árabes Unidos comienza a vacunar con Sinoph…
El Arzobispo de Quito ofrece mediar ante la crisis p…
Jóvenes, segundas dosis, rezagados: ¿Quiénes se vacu…
Horarios, placas: así debe circular en Quito en la p…
Sistema de reserva de vacunas de región italiana suf…
Rumania se suma a EE.UU. y Reino Unido y acusa a Irá…
El Papa retoma las audiencias generales tras su oper…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 2 de agosto del 2021

Esta actriz de ‘The Walking Dead’ quería envenenar a Barack Obama

Condenaron a 18 años de prisión a Shannon Guess Richardson por querer envenenar a Barack Obama. Foto: Infobae

Condenaron a 18 años de prisión a Shannon Guess Richardson por querer envenenar a Barack Obama. Foto: Infobae

Condenaron a 18 años de prisión a Shannon Guess Richardson por querer envenenar a Barack Obama. Foto: Infobae

Shannon Guess Richardson, una de las actrices que diera vida a uno de los zombis en la famosa serie estadounidense ‘The Walking Dead‘, fue condenada a 18 años de prisión por intentar envenenar con ricino a varios altos funcionarios norteamericanos, entre ellos el ex presidente Barack Obama.

La actriz fue sentenciada luego de declararse culpable de enviar cartas infectadas con ricino al entonces mandatario Barack Obama, al ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg y al jefe de su grupo de control de armas.

Además de la cárcel, Richardson tendrá que abonar 314 000 euros (unos USD 366 000) como parte del acuerdo mediante el cual la actriz se declaró culpable el pasado diciembre de desarrollar, producir, poseer y transferir un agente biológico para usarlo como arma. Después de conocer la sentencia, la mujer de 36 años se disculpó y declaró que “nunca quiso herir a nadie”.


Video: YouTube. Canal: Univision Noticias.

En una de las misivas dirigidas a Obama se podía leer: “Lo que hay en esta carta no es nada comparado con lo que tengo planeado para usted”.

En otro pasaje, sostiene: “Tendrás que matarme a mí y a mi familia antes de que entregue mis armas. Quien quiera venir a mi casa recibirá un disparo en la cara”.

Después de realizar los envíos, la actriz acusó del delito a su marido, del cual se estaba divorciando. Más tarde afirmó al FBI que no creía que las cartas serían abiertas ya que la Casa Blanca cuenta con un gran cuerpo de seguridad.