15 de agosto de 2019 00:00

Ecuador y Perú comparten la tradición en torno al cacao

La comunidad de Zancudo Cocha, ubicada en la Reserva Cuyabeno, produce cacao orgánico y lo vende a Pacari. Foto: Alejandro Janeta / Wwf Ecuador

La comunidad de Zancudo Cocha, ubicada en la Reserva Cuyabeno, produce cacao orgánico y lo vende a Pacari. Foto: Alejandro Janeta / Wwf Ecuador

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Isabel Alarcón

La tradición de consumo y el cultivo de cacao son aspectos que unen a Ecuador y Perú desde hace miles de años en torno a este producto. Aunque el cacao ecuatoriano es reconocido internacionalmente, el país vecino cada vez pone más énfasis en su producción.

Roberto Ordoñez Araque, profesor de la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Iberoamericana del Ecuador, explica que la conexión entre el cacao de Ecuador y Perú se podría remontar a miles de años atrás.

En su libro ‘Historia Ancestral del Cacao, año 3 500 AC a 1700 AC’ se explica que este producto se originó en Zamora Chinchipe y desde allí emprendió su camino al continente europeo. Un estudio de Francisco Valdez, citado en este libro, reveló que los primeros asentamientos de la cultura Mayo Chinchipe-Marañón ya conocían sobre este cultivo y hay indicios de que preparaban una bebida con esta planta.

En ese tiempo, dice Ordoñez, los territorios no estaban delimitados como ahora. La frontera con Perú es cercana a esta zona, por lo que es probable que la planta haya estado también en el país vecino.

Actualmente, las variedades de cacao que existen en ambos países son similares. Aunque Ecuador es el mayor exportador de cacao fino de aroma del mundo, en Perú también se cultiva esta variedad y cada vez está aumentando este mercado. Según la Alianza Cacao Perú, en 2014 se sembraron en el Perú unas 100 mil hectáreas y en esta área se produjeron casi 76 mil toneladas de cacao. Esto equivale a más de 750 kg/ha, a diferencia de lo que se obtenía 10 años atrás, cuando alcanzaban 500 kg/ha.

WWF ha apoyado a las comunidades en este proceso. Foto: Alejandro Janeta/ Wwf Ecuador

WWF ha apoyado a las comunidades en este proceso. Foto: Alejandro Janeta/ Wwf Ecuador


Ordoñez cuenta que otra de las variedades que se encuentran en los dos países es la híbrida CCN51, que se creó en Ecuador y después se llevó a Perú, donde es uno de los cultivos que más se utiliza. Santiago Peralta, gerente General de Pacari, coincide en que el cacao que está cerca del Perú tiene influencia de los sabores de Ecuador. Sin embargo, dice, en la selva peruana, el CCN51 ha acabado con muchas de las especies locales.

Perú ha tenido proyectos de erradicación de cultivos de hoja de coca y para esto han puesto como alternativa a este clon que tiene una gran producción a corto plazo, pero su sabor no se compara con el del cacao fino, dice Peralta. En este momento, más del 90% de la producción del Perú es CCN51 y esto ha provocado que se devalúe la calidad.

Peralta cuenta que alrededor de un 2% de los productos de Pacari se exportan al país vecino y que este es un mercado en crecimiento para la empresa. Además, utilizan en sus productos una variedad de cacao que proviene del Perú, al igual que ingredientes icónicos como la Sal de Maras, que se puede hallar en el Cuzco y Maca. Esta es una planta que proviene del departamento de Junín. Actualmente se encuentran incursionando en ese país con el chocolate orgánico. En ambos países también se han desarrollado iniciativas para el cultivo sostenible de cacao, como en la Amazonía, donde es apoyado por WWF.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)