2 de septiembre de 2018 00:37

Eagles o el sonido de una nación que venera al country

Eagles, en una presentación del 2015. El grupo ha ganado seis Premios Grammy y tiene en total  siete álbumes de  estudio.

Eagles, en una presentación del 2015. El grupo ha ganado seis Premios Grammy y tiene en total siete álbumes de estudio.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Alejandro Ribadeneira

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El anuncio de que los Eagles son los nuevos y felices autores del álbum más vendido de la historia de Estados Unidos tomó por sorpresa a todos, a los que no concebían que el gran Michael Jackson podría ser relegado luego de su muerte, a los que han subestimado el enorme poder del country y, por supuesto, a los que no tenían idea de que seguían comercializándose los álbumes.

Es tanta la confusión, que varios medios titulaban que ‘Hotel California’ había superado a ‘Thriller’. De este modo se aludía a la famosísima canción de Eagles que pertenece al álbum homónimo de fines de 1976 y al histórico disco del ‘Rey del Pop’, su obra maestra, la que lo hizo inmortal. Pero resulta que ‘Hotel California’ no está en el álbum que ha dejado atrás al de Jackson. El récord en realidad pertenece a un recopilatorio titulado ‘Their Greatest Hits (1971-1975)’ y ahí jamás ha estado aquella canción.

‘Their Greatest Hits (1971-1975)’, con 38 millones de copias, solamente consta de 10 canciones extraídas de los primeros cuatro discos del grupo: ‘Eagles’, ‘Desperado’, ‘On the Border’ y ‘One of These Nights’. Esta es la colección de éxitos más afortunada de toda la historia de la música, pues fue arrolladora desde su publicación en febrero de 1976 y era considerada el álbum más vendido en EE.UU. hasta 2009. Ese año murió Michael Jackson, lo que reavivó el interés por su música y ‘Thriller’ saltó al primer lugar. Hoy solo tiene 33 millones de copias vendidas.

El consuelo para los fans de Jackson es que ‘Thriller’ mantiene el récord del álbum más vendido en el mundo, pero perder el trono en su país no es un hecho anecdótico de la industria, sino un reflejo de lo que pasa por la mente y el alma de los estadounidenses.

Hay razones para que este puñado de canciones sobre el desierto, la frontera con México, la vida de pueblo y el amor desde el punto de vista del cowboy, ese que cabalga bajo la luna (o maneja una pick up), sigan tan solicitados.

Primero, porque el country es permanente. El rock progresivo, el grunge y el disco hoy son de minorías y de reseñas de historia del pop; pero el country está ahí, vigente, en parte porque existe antes del rock, y en parte porque no fue un género para jóvenes.

El sonido de Nashville

Eagles es el grupo más destacado del llamado ‘sonido de Nashville’, creado por músicos y productores de esa ciudad de Tennessee que pulieron al country para volverlo estilizado, orientado hacia los mayores y audible para los extranjeros, gracias a que se dieron de baja los elementos folclóricos del género para incorporar pianos, cuerdas y baterías sutiles. Es el country rock.

Esta estilización tampoco era una idea novedosa. El country, fusionado con otros ritmos, ayudó a crear géneros de gran furor en su tiempo, como el western sing y el rocka­billy. Pero el country rock fue poderoso, porque unía el atractivo de una música más digerible y sensible con las aspiraciones espirituales de los estadounidenses, un punto medio entre la estabilidad con la aventura de la expansión.

En los años 60 ya no había Viejo Oeste ni tampoco era posible invadir México, tras el tratado de 1894 que fijó la frontera. El ‘sonido de Nashville’ se creó al mismo tiempo en que el presidente John F. Kennedy hablaba de otras fronteras por conquistar, ya no las del ruinoso imperio español sino las del espacio, la ciencia y la prosperidad general. Nashville rebasó las fronteras del country.

Se considera a The Band la primera agrupación de country rock en tener éxito. The Band en realidad eran los músicos que respaldaron a Bob Dylan cuando este cantautor dejó el folk para pasarse al rock, y que al principio se hacían llamar The Hawks. Curiosamente, cuatro de sus cinco miembros eran de Canadá.

El trío de Crosby, Stills y Nash aportó armonías vocales que elevaron al nuevo subgénero. Artistas como los Rolling Stones, Bee Gees y hasta Ringo Starr, el baterista de The Beatles, grababan en clave de country rock. Y todos triunfaban en Inglaterra: el primer álbum de Eagles se grabó en Londres.

La historia de Eagles es demasiado conocida. Su núcleo más creativo, el texano Don Henley y Glenn Frey, nativo de Detroit, se conocieron en Los Ángeles y fueron parte del grupo de músicos de Linda Ronstadt, talentosa y respetada can­tante (que ahora, víctima de párkinson, está retirada), un monumento a la disciplina, que cantaba desde folk hasta rancheras, y también rock.

Henley y Frey, junto a Bernie Leadon y Randy Meisner, se separaron de Ronstadt y en 1971 crearon a Eagles, que tuvo una acogida instantánea por la sensibilidad, las dotes con los instrumentos, las hermosas armonías vocales y porque eran un poco más rockeros de lo habitual. Incluso gozaron de un logotipo, algo casi exclusivo de los grupos de rock duro.

Henley, Frey, Leadon y Meisner
son la alienación más country de Eagles. En 1974 entró Don Felder para convertir al grupo en un quinteto. Grabaron ‘One of These Nights’ y luego se publicó la antología que ahora ha batido el récord, esa que sigue como banda sonora de un sector de EE.UU. que, a pesar de los cambios tan dramáticos , dio apoyo masivo a Donald Trump.

Paradójicamente, Don Henley siempre apoyó con dinero a los demócratas, ha luchado por causas ambientalistas y ha criticado a Trump. Pero no puede evitar que su música esté sintonizada con el alma de los estadounidenses blancos, sobre todo de aquellos mayores de 45 años, sin estudios universitarios, que tienen recelo del acento latino y que no están felices con la economía. Eagles triunfó en plena crisis del petróleo del 70. Hoy triunfa cuando Trump planea un muro.

Hoy, los álbumes ya no son tan valorados como las canciones sueltas, debido a las facilidades que presta el consumo en línea. La escucha y descarga de ‘Their Greatest Hits (1971-1975)’ en las diversas plataformas lo ha colocado de nuevo en la cima de EE.UU. En el mundo, es quinto, por detrás de ‘Thriller’ y de ‘Back in Black’ (AC/DC), ‘Dark Side of the Moon’ (Pink Floyd) y la banda sonora de ‘The Bodyguard’, con Whitney Houston como estrella.

Con ‘Hotel California’ (diciembre de 1976) el estilo de Eagles fue más rockero, y esa presión de buscar la perfección en lugar de la sencillez llevó al grupo a cambios de alineación, al colapso y la disolución en 1980. Hubo, claro, reencuentros y giras exitosas, pero con la muerte de Frey en el 2016 todo acabó. No. Mientras en un rincón de Arizona alguien tararee ‘Take It Easy’, los Eagles seguirán volando.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (3)