Salud del personal sanitario preocupa
El mercado laboral también ‘rebotó’ el 2021 tras la recesión
Plata es el hombre clave de Alfaro para el juego con…
14 aerogeneradores del parque eólico Huascachaca lle…
Ecuador solicita a Perú y Colombia cooperación contr…
Biden insultó a un periodista
No se cobrará peaje en la vía Alóag – Unión del Toachi
Otras cinco muertes violentas se registraron en Lago Agrio

La vida del país reposa en la filatelia

notitle

notitle

Una caligrafía de rasgos viejos sobre un folio plegado señala el nombre del destinatario. La carta de 1770 se dirigía al Virreinato de Lima y es, ahora, el más antiguo registro de la prefilatelia colonial en el Ecuador.

Desde esa pieza, la historia del país se vuelca sobre el Centro Cultural de la PUCE. Los hechos, los lugares y los personajes llegan al visitante mediante estampillas, tarjetas postales, sellos y fotografías. Elementos conservados por la Asociación Filatélica Ecuatoriana (AFE).Este organismo ha montado una exposición con 10 000 piezas filatélicas para celebrar sus 75 años de vida y su adhesión a la Fédération Internationale de Philatélie (FIP). Además, el valor cultural, artístico e histórico argumenta de por sí la muestra.

Sobre las paredes se clasifica la primera serie emitida por Correos del Ecuador, en 1865. El color y el valor que identifican a esos sellos postales representan el pasar del tiempo sobre las estampillas. Allí están el ferrocarril, como un hito de unión nacional, y el Telégrafo 1 y su piloto Elia Liut, tras un vuelo que auguraba progreso.

En esos trozos de papel y tinta, que acompañaban a palabras escritas y sentimientos, se manifiesta también una identidad nacional que dialoga con el mundo entero. Las montañas, la flora y la fauna construyen ese imaginario que presentaba el país en el extranjero.

Los retratos de los presidentes, la santa Mariana de Jesús, la Tricolor futbolera y los pensadores, artistas plásticos y la dolarización; elementos y momentos que se pueden revivir al ver estos pequeños y frágiles tesoros de tiempos ya idos.

Suplementos digitales