El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Carga viral, aerosoles…; ¿por qué la variante Delta genera preocupación?

Imagen referencial. La variante Delta, detectada por primera vez en la India, provoca más mucosidad y dolor de garganta. Foto: Pixabay

La variante Delta del covid-19 es una de las más transmisibles según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en los próximos meses será la variante más dominante a nivel mundial. Su contagio se realiza principalmente a través de aerosoles.

Patricio Rojas, director del Instituto de Microbiología de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), señala que esta variante tiene un 60% más de posibilidades de transmisión que la Alfa (británica), la primera mutación del Sars-CoV-2, que fue una de las primeras de preocupación.

Según el experto, en las primeras variantes el número de transmisión básica era de entre dos y tres personas, mientras que la Delta puede contagiar hasta siete personas.

La transmisibilidad se da porque con la nueva variante es más probable que una persona genere más cantidad de virus en la vía respiratoria superior por lo que exhala más partículas virales al ambiente.

Esteban Ortiz, médico salubrista de la Universidad de las Américas (UDLA), señala que la Delta es una variable de preocupación no solo por su rápida transmisión, sino porque la carga viral y su capacidad para enfermar son más rápidas, es decir que los síntomas aparecen más rápido de lo que ocurría con la primera cepa.

De lo que se conoce hasta la fecha, la variable Delta no tiene un cambio en su resistencia a vivir en el medioambiente, al igual que las cepas anteriores de covid. Hasta el momento, la OMS ha reconocido cuatro variantes de preocupación del virus SARS-CoV-2. Se les llama así porque han demostrado ser más contagiosas.

La variante, dice Ortiz, tiene varias mutaciones. Muchas de ellas se encuentran en la proteína S que permite que el virus ingrese a las células y se multiplique más rápido. La variante Delta Plus tiene una mutación más.

Los aerosoles o pequeñas partículas que se emanan mientras las personas hablan o respiran y, según explica Rojas, pueden permanecer en el ambiente por al menos 30 minutos, dependiendo del tamaño de aerosoles, de cómo fluye el aire y de las condiciones del ambiente.

Cuando una persona tiene una infección en sus vías respiratorias superiores los patógenos salen en gotitas de secreción que varían de tamaño. Los aerosoles son las gotitas que permanecen suspendidas en el aire y se depositan rápidamente en las superficies, dice el experto. 

Por ello, el nivel de transmisión es más alto en los lugares cerrados donde no hay adecuada ventilación, como en las oficinas, donde se pueden acumular los aerosoles y una persona puede contagiar a otra sin estar en contacto directo. El riesgo se aumenta más cuando las personas no usan mascarilla.

La OMS advirtió en días anteriores que la variante Delta se encuentra en aumento y próximamente será dominante. Actualmente se encuentra en más de 104 países.

De acuerdo con el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyes, esta variable se transmite con más rapidez en naciones con tasas de vacunación más bajas.

En Ecuador, hasta la fecha se ha inmunizado a más de 1,8 millones de personas, mientras que 4,1 millones de ecuatorianos han sido parcialmente vacunados, según datos del Ministerio de Salud Pública.