Más remesas salen del Ecuador a México por ‘boom’ migratorio
La ola verde opera mejor en Guayaquil que en Quito
La clase media en Ecuador viene cayendo desde el 2018
La MLS, el nuevo mercado del futbolista ecuatoriano
Jefa sanitaria rusa urge vacunarse durante vacacione…
CAL califica solicitudes de juicio político contra P…
Lluvias y tormentas eléctricas se mantendrán hasta e…
Siniestro de tránsito dejó 13 heridos en Morona Santiago

El ADN neandertal aún influye en la expresión del gen humano

La nueva investigación, dirigida por el profesor de genética de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.) Joshua Akey, demostró que la expresión de los genes neandertales contribuye a los rasgos del ser humano, como la altura o la propensión a la e

La nueva investigación, dirigida por el profesor de genética de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.) Joshua Akey, demostró que la expresión de los genes neandertales contribuye a los rasgos del ser humano, como la altura o la propensión a la e

La nueva investigación demostró que la expresión de los genes neandertales contribuye a los rasgos del ser humano, como la altura o la propensión a la esquizofrenia o el lupus. Foto: Flickr / Paul Hudson

Las secuencias de ADN de los neandertales aún influyen en la manera en que los genes se activan o se desactivan en los humanos modernos, según un estudio publicado este jueves 23 de febrero de 2017 por la revista especializada Cell.

La nueva investigación, dirigida por el profesor de genética de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.) Joshua Akey, demostró que la expresión de los genes neandertales contribuye a los rasgos del ser humano, como la altura o la propensión a la esquizofrenia o el lupus.

“Incluso 50 000 años después del último apareamiento entre un humano y un neandertal, todavía podemos ver efectos apreciables en la expresión génica. Y estas variaciones en los genes contribuyen a la variación humana fenotípica y a la susceptibilidad a la enfermedad“, aseguró Akey.

El estudio analizó las secuencias del ácido ribonucleico (ARN) de personas que son portadoras de versiones de genes neandertales y de humanos modernos, con una versión por progenitor, y comparó posteriormente la expresión de dos alelos en 52 tejidos diferentes.

En aproximadamente el 25 % de todos los ensayos, los investigadores detectaron una diferencia en la expresión entre el alelo neandertal y el alelo humano moderno.

“La expresión de los alelos neandertales tendió a ser especialmente baja en el cerebro y en los testículos, lo que sugiere que esos tejidos pueden haber experimentado una evolución más rápida desde que nos separamos de los neandertales. Tal vez las mayores diferencias en la regulación de genes existen en estas partes”, explicó Akey.

Se cree que los primeros neandertales se originaron en Euroasia hace entre 350 000 y 600 000 años y se extinguieron hace 28 000 años.

Suplementos digitales