Un hombre que cenaba en un restaurante de Guayaquil …
Gabriel Boric: ‘Venezuela es una experiencia q…
COE Metropolitano decidirá sobre cambio de alerta en Quito
Petroecuador perforará 33 pozos en Coca, Auca y Shus…
Dos casos de sicariato se registraron este 22 de ene…
‘Night club’ y reuniones clandestinas, s…
Quito y Guayaquil dejan el semáforo epidemiológico r…
Policía aprehende a sospechosos con dos subfusiles e…

La calidad del sueño se alteró en los meses de pandemia

Para dormir adecuadamente es importante retomar los horarios anteriores a la emergencia

Para dormir adecuadamente es importante retomar los horarios anteriores a la emergencia

Para dormir adecuadamente es importante retomar los horarios anteriores a la emergencia. Foto: FREEPIK.ES

La calidad del sueño de las personas disminuyó tras la llegada del nuevo coronavirus al planeta. Según investigadores de la Universidad de Oxford, gente de diferentes edades reporta a diario problemas para conciliar el sueño. Y para tratar este problema, precisamente, recurre a médicos.

David Velasco,especialista en terapia neural y del dolor, afirma que durante la pandemia las personas son víctimas de alteraciones emocionales que influyen directamente en la calidad del sueño. En esa lista están la tristeza y el miedo.
El cambio de rutina también altera el preciado descanso. Esto incluye, por ejemplo, cenar minutos antes de ir a la cama, cuando la recomendación es hacerlo con dos horas de anticipación.

Para conciliar el sueño y dormir bien, Velasco sugiere reducir el consumo de noticias que generen angustia, como las relacionadas con el covid-19. También recomienda dejar de lado, varios minutos antes de ir a la cama, dispositivos electrónicos y pernoctar en un espacio acogedor.

El neurólogo Jorge Pesantes apunta que los adolescentes requieren entre ocho y nueve horas de sueño para una restauración física óptima, mientras que un adulto joven necesita entre seis y siete horas. Según los estudios realizados, las personas que duermen menos sufren de mayor ansiedad, pierden el interés por realizar actividades y se muestran irritables en sus labores.

La falta de sueño, según Pesantes, aumenta el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares, trastornos metabólicos, falta de concentración y hasta de memoria. Apunta que durante las horas de sueño el cerebro guarda “en su disco duro” todo lo aprendido en el día. Durante el sueño también se produce una restauración neuronal y la regulación de las hormonas sexuales.

En los niños más pequeños la falta de sueño genera irritabilidad y cambios en su comportamiento. Para evitar aquello, sugiere acostarlos y despertarlos a una misma hora. Antes de ir a la cama es indispensable que tengan un momento de relajación. Para alcanzar ese estado también es importante evitar el ejercicio en la noche.

La psicóloga Olimar Bueso también recomienda evitar bebidas energizantes y chocolate con azúcar antes de ir a la cama; es mejor preferir alimentos como la leche, el yogur, el tomate y el plátano, ricos en triptófano, un aminoácido que está relacionado con la producción de melatonina.

Suplementos digitales