Guido Calderón

El renacer del turismo

Itzán Ná fue el Dios bondadoso que creó el cielo, el día y la noche, un lugar donde habitarían los mejores seres y por ser mejores, serían pocos; ese sitio se llamó el Mayab, que floreció por miles de años, con culturas espléndidas, de guerreros y arquitectos; que dejaron fastuosas pirámides, logogramas con jeroglíficos y su herencia perdura en la creatividad, la resiliencia de sus descendientes y la fusión con los que vinieron de España hasta formar un solo Yucatán, gloria de todos los que hoy lo habitan.

“Bienvenidos al Mayab” fue el vibrante saludo del Gobernador de Yucatán, Mauricio Vila, al mayor evento turístico de México, el Tianguis 2021, evento presencial realizado en Mérida Capital del estado, una de las urbes más seguras y limpias, muy diferente a la percepción que nos venden los noticieros, sobre resto del país.

La herencia maya se siente en todos los aspectos turísticos, pero me impresionó su folclor. Cada danzante expone en su vestimenta, un universo a ser interpretado que permite llevar algo de esa intensa energía que emanan a través de asombrosos atuendos, propuesta escénica y ese culto a la muerte, tan de los mexicanos. La moda tiene componente ancestral, con simbologías intensas en prendas de vestir típicas y discretamente estilizadas en ropa habitual y de lujo. La fusión indo hispana, propone al visitante lo mejor de ambos mundos en arquitectura, gastronomía, cultura y un arte que envuelve la cotidianidad.

Tierras difíciles hacen gente fuerte, aguerrida y el Yucatán es plano, sin montañas ni ríos; que es provisto de agua por los abundantes cenotes: cuevas abiertas que emanan agua pura en forma infinita y alrededor de los cuales se desarrollaron las ciudades mayas, las españolas, las millonarias haciendas de nequén –cabuya- algunas de las cuales hoy son espléndidos hoteles.

Contrario a lo que esperaban los organizadores locales, con Michelle Fridman, Secretaria de Turismo de Yucatán a la cabeza; las cifras superaron el Tianguis 2019 – prepandemia- mostrando que el mundo está deseoso de volver a México. Acudieron 1.400 compradores de 43 países, recibidos por 3.492 expositores, en estands magníficos, de alta inversión por metro cuadrado, abundante papelería, regalos y con la necesidad imperiosa de cerrar contratos: se rebasaron las 50.000 citas de negocios, un record en la historia del Tianguis.

En todos los discursos, los dirigentes yucatecos, agradecieron a Miguel Torruco, Secretario de Turismo de México, presente en la mayoría de eventos, los más abundantes: firma de acuerdos entre entidades públicas y entre públicas y privadas, mostrando con claridad que: “de esto no salimos solos”.

México se levanta como un fénix, “el renacer del turismo”, es la frase insignia tatuada en las miradas, en las decisiones, en los contratos y en la esperanza de volver, de todos quienes tuvimos la fortuna de ser parte de este histórico reencuentro mundial.

Suplementos digitales