Washington Herrera

El modelo Lula

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Martes 09 de agosto 2011
9 de August de 2011 00:02

La disminución del número de pobres que consiguió Lula como presidente de Brasil fue el resultado más exitoso de su política de impulsar el crecimiento y al mismo tiempo la inclusión social. Si no hubiere crecido la producción con el concurso del Estado y de la inversión privada, no hubiese sido posible el ascenso de tantos pobres a niveles de bienestar. Esto ocurrió, porque se trata de un país continente, un mercado grande que es apetecido por las empresas transnacionales que fueron el ancla que impulsó la inversión privada, en un marco de certidumbre estatal y estabilidad virtuosa, bajo el liderazgo creíble y pragmático de Lula. Así Brasil sigue creciendo sostenidamente con una producción que incorpora valor agregado nacional y genera empleo bien remunerado.

Con esta visión probada, Perú va a proceder de la misma manera con el liderazgo de Humala, manteniendo una política macroeconómica ortodoxa dirigida por un economista conocido por sus convicciones liberales y por un gerente del Banco Central conservador en sus políticas monetaria y cambiaria. Aspira Humala a seguir creciendo para tener el dinero necesario que le permita repartir equitativamente los frutos de su progreso.

Sería deseable que el Ecuador aplicara este modelo, aclimatado a la realidad nacional. Pero para ello es necesario cambiar el enfoque político errático para crear un clima amigable a las inversiones, especialmente para producir con valor agregado nacional que es lo que hace falta. Hasta aquí su manejo económico se ha basado en la inversión estatal que ha inyectado un torrente circulatorio de dólares que va directo al consumo. Hemos multiplicado las vitrinas pero no las fábricas, y esto tendrá un costo para los jóvenes que no entrarán al mercado laboral y que advertirán que en estos años nos hemos comido todo. El cambio de tratamiento a la inversión privada se está produciendo hasta en Cuba, cuyas reformas implican un modelo parecido al ruso, en donde la empresa privada ha tenido mucho que ver.

Los resultados del Censo Económico confirman lo que vemos todos los días, más comercio y poca industria manufacturera, porque con el mercado interno pequeño poco se puede hacer, si no aumentan las exportaciones, ya que hemos renunciado a conseguir preferencias arancelarias en EE.Uu y Europa, por la ideología senil de ciertos funcionarios.

Pero aumentar la producción manufacturera va a ser difícil por el facilismo petrolero que nos agobia. Con ingresos crecientes del petróleo la economía se vuelve ociosa y los emprendimientos no se ven sino en el comercio y quizá en minería. Este factor estructural junto al ideológico impedirá que el Ecuador aplique un modelo como el de Lula, a menos que los gobernantes cambien de óptica. Una vez más, lo necesario puede ser imposible.