Simón Espinosa Cordero

La sabiduría del pueblo

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 48

La Comisión Nacional Anticorrupción fue creada por el pueblo. En efecto, diversos sectores de la sociedad civil, aglutinados en un Colectivo Nacional de Organizaciones Sociales, se reunieron en Riobamba en mayo de 2015 e instituyeron dicha Comisión.

Para lo que busca esta columna, importa saber que el mencionado Colectivo estaba integrado por centrales sindicales educadores e indios: la Confederación ecuatoriana de organizaciones sindicales libres (CEOLS), la Confederación ecuatoriana de organizaciones clasistas unitarias de trabajadores (CEDOC-CUT), la Confederación ecuatoriana de trabajadores (CTE), la Unión general de trabajadores del Ecuador (UGTE), la Unión nacional de educadores, la Federación de estudiantes universitarios (FEUE), y la Confederación de nacionalidades indígenas del Ecuador (CONAIE), entre otros grupos sociales.

¿Por qué crearon la Anticorrupción estos ciudadanos organizados? Porque estaban hartos de la servidumbre de los órganos de control al presidente Rafael Correa y a la camarilla presidencial de intemperantes e inescrupulosos con el dinero del pueblo. Un procurador, Pilatos; un fiscal general con vocación de archivista: un contralor general del Estado que convertía en dinero todo lo que su mano tocaba; una Asamblea Nacional que casi no fiscalizó; unas cortes Nacional y Constitucional, con excepciones, obedientes al Poder y prestos a reformas abusivas de la Carta Política de 2008. Una Justicia, con heroicas excepciones, o temerosa u obediente y, en gran medida, corrompida y sin corazón. Más un cáncer moral en las instituciones estatales, en el Seguro Social, en parte del sector privado y de la ética ciudadana y política.

Y para luchar contra estos dinosaurios, el pueblo organizado acudió a una veterana, a dos viejecillos, a tres jubilados, a una matrona sesentina, y a dos repuestos de los cincuenta y cuarenta, para montar este Almacén de Antigüedades: 98,88, 84, 70 69, 67,62, 58 y 47, que suman 643 años con edad promedio de 71.

El resultado ha sido excelente hasta ahora, domingo 29 de julio de 2018, porque se enfrentaron con el señor presidente Correa cuando era un Goliat, un lobo feroz, un gran inquisidor. “Y Él me ha dicho: Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad … más bien en mis debilidades”, (2, Corintios 12:9). El poder de la CNA, de las personas referidas y de los nuevos refuerzos se ha perfeccionado en la gracia del pueblo, en el poder de su mandato, pese a las debilidades manifiestas de la Comisión.

Los ecuatorianos somos más de 16 millones. Si un 20% de ellos se organizara en grupos de 10 para obrar por el vecindario y la solidaridad, nacería en unos 10 años una patria nueva y vigorosa. “Escucha, hermano, la canción de la alegría”.