Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 30 de julio del 2021
Los alumnos conocieron el campus de la PUCE
Pugna entre Los Choneros y Los Lobos deja 113 muertos
Tres proyectos de enmiendas están pendientes en la A…
La creación de ente para protección de datos está pendiente
La vacunación en Puembo se afianza en la comunidad
Libre circulación para los completamente vacunados de El Oro
El Colegio Médico confirma el primer caso de hongo n…

Científicos y políticos

Los científicos y los políticos ejercen oficios enteramente disímiles. Por eso es que grandes científicos y pensadores que terciaron en la arena política fracasaron estrepitosamente en ella.

Maquiavelo fue apresado, torturado y expulsado de Florencia por sus escarceos con el poder; Tocqueville –el autor de La democracia en América– se retiró asqueado tras ejercer de Canciller; John Stuart Mill –uno de los padres del liberalismo– no pudo brillar como parlamentario y perdió las elecciones para para un segundo período; Max Weber –autor de verdaderos tratados sobre sociología y política– ni siquiera fue capaz de ganar la nominación de su partido para las elecciones generales.¿Por qué esa incompatibilidad entre el ejercicio de la ciencia y el de la política? Porque el científico siempre estará interesado en poner a prueba ideas para, eventualmente, convertirlas en teorías e, incluso, en axiomas. No importa si una noción resulta falsa: el académico simplemente la desecha y busca una nueva porque, al final de cuentas, lo único que le importa es encontrar la verdad científica.

El caso del político es diferente: a él –o a ella– le corresponde evaluar si el tiempo en el que vive es propicio para apadrinar una noción o idea. Si la idea resulta falsa o si el tiempo no es el propicio, la carrera del político termina mal.

El caso del presidente Correa es ilustrativo en ese sentido: él entendió o intuyó que el país estaba listo para aceptar la idea de un cambio radical –una “revolución”, nada menos– que se articulara en torno a una activa participación de los ciudadanos.

También entendió o intuyó que la sociedad estaría dispuesta a aceptar un discurso que hiciera énfasis en la necesidad de mejorar la equidad; y que incluso no vería con malos ojos que se aupara el rencor social.

Lo que el presidente Correa no entendió ni intuyó es que sus ideas sobre la política y la económica eran incorrectas y, por tanto, que la “revolución” que proclamaba fracasaría. Por eso, su carrera y su legado político quedarán truncos.

El político que quiera evitar ese mismo destino tendrá que evaluar cuidadosamente qué ideas está dispuesta a aceptar la sociedad ecuatoriana de hoy, atenazada, como se encuentra, por la incertidumbre, la recesión y el desempleo.

También deberá asegurarse de que esas nociones sean correctas y viables. Para eso, el político deberá trabajar con el científico pero no intentar convertirse en uno (porque simplemente no podrá hacerlo).

Lo mismo aplica para el científico: deberá trabajar con el político sin caer en la tentación de convertirse en político porque el riesgo de que fracase es mayúsculo. Ciencia y política son oficios incompatibles pero, a la vez, indispensables entre sí.