Todos, sin distinción de edad o género, se unieron a una sola voz para cantar las consignas: “abajo el patriarcado, se va a caer, se va a caer”, "no más acoso en nuestra universidad". Fotos: Eduardo Terán/ EL COMERCIO.
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
Bajo la vigilancia de militares y policías, cientos de personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO
 

Más de 1 000 personas abandonaron La Merced de Buenos Aires, en Imbabura

21:59 - martes 02/07/2019
Bajo la vigilancia de militares y policías, unas 1 200 personas que buscaban oro de manera ilegal comenzaron a abandonar los yacimientos en el sector de La Merced de Buenos Aires, Imbabura, el 2 de julio del 2019. A esta localidad, las personas comenzaron a llegar desde el 2007. Fotos: Álvaro Pineda para EL COMERCIO