Alerta roja
Margen derecha del río Coca, la alternativa
Comunidades de Tumbaco y Los Chillos protegen al Ilaló
Viceministro del Interior: ‘Las muertes han au…
Presidente Lasso confirma descubrimiento de petróleo…
Siete países están interesados en construir proyecto…
Fiscalía se pronuncia sobre sentencia a policía Sant…
Biden afirma que ‘será un desastre para Rusia&…

Sarmiento se formó en Europa

Jeremy Sarmiento (der.), de Ecuador, disputa el balón con Yordan Osorio, de Venezuela, en el Rodrigo Paz. Foto: EFE

Jeremy Sarmiento habla inglés, español, portugués y aprende francés. A sus 19 años domina todos esos idiomas por su recorrido en Europa, donde se formó como futbolista profesional.

Son facetas desconocidas del mediapunta que salió aplaudido del estadio Rodrigo Paz Delgado, en el partido entre Ecuador y Venezuela, el jueves. A los 74 minutos, cuando el entrenador Gustavo Alfaro lo reemplazó por Alan Franco, los aficionados se pusieron de pie para elogiarlo. En medio de los aplausos, fue abrazado por el técnico de la Tricolor.

El talentoso jugador salió como titular por primera vez con la Tri en este encuentro de eliminatorias y sorprendió por su control y por las gambetas con que alejaba a los rivales. Anteriormente, solo ingresó en el segundo tiempo ante Bolivia y apenas mostró su fútbol.

En el estadio de Liga cumplió el anhelo de sus padres que querían verlo jugar como estelar por la Tri mayor, desde que notaron sus condiciones en su niñez, en Europa. Sus progenitores son ecuatorianos, pero él nació en España.

Sarmiento es uno de los seleccionados sudamericanos hijo de migrantes, que llegaron a jugar por su país. Otro caso es el de Erick Ferigra, que nació en Guayaquil pero se formó en el Viejo Continente, cuando sus padres emigraron.

Gianluca Lapadula, nacido en Italia e hijo de madre italiana y padre peruano, también llegó a jugar por Perú.

Leonel, padre de Jeremy y quien nació en Guachapala, cantón del Azuay, fue a Madrid hace más de dos décadas. Ahí conoció a la también ecuatoriana Katty Morante, con quien formó su familia. Nacieron Jeremy y Brighite, ahora
de 14 años.

Hasta los 7 años, Jeremy vivió en Madrid y jugó en una academia de fútbol, pero sus padres creyeron que era buena idea mudarse a Inglaterra, para que sus hijos aprendieran a hablar inglés. “Queríamos quedarnos dos años, pero los planes personales a veces no se cumplen”, contó Leonel, a este Diario a través de la línea telefónica, desde Londres.

La familia se quedó en Inglaterra para favorecer la formación futbolística del pequeño,. Ahí, se unió al Charlton, formador de talentos. También completó sus estudios secundarios y obtuvo la nacionalidad británica.

Fue rastreado por la Ecuafútbol cuando tenía 14 años, para que participara de un microciclo con la Sub 15, con el DT Gustavo Alcocer. Jugó dos amistosos ante Costa Rica, en la cancha de Fertisa, en Guayaquil.

Sin embargo, no fue llamado por el DT Luigi Pescarolo para un Sudamericano Sub 15.

Jorge Célico, director de divisiones formativas, llamó más adelante al padre de futbolista para convocarlo. Sin embargo, el padre del ofensivo le dijo que solo iría a Ecuador si lo llamaban para la Tri mayor.

“Jeremy siempre quiso jugar en la selección mayor. No nos mueve el dinero, porque él ya está en Inglaterra (pertenece al Brigthon de la Premier League)”, dice Sarmiento padre.

Antes de ir al cuadro inglés, Jeremy estuvo en las inferiores del Benfica, famoso club por formar talentos mundiales como Joao Félix, del Atlético de Madrid. De ahí, su padre quien también es su agente, lo llevó al plantel inglés.

Célico dice que Sarmiento forma parte de la decena de ecuatorianos hijos de migrantes que tiene en su radar. A través de un software y sus contactos, el estratega tiene una base de juveniles.

“Hay muchachos que juegan en el exterior”, revela Célico. Para el entrenador, Sarmiento es un jugador que aún puede crecer mucho más.

Suplementos digitales