El CNE canceló a cinco organizaciones políticas nacionales
Caídas de árboles, inundaciones y siniestros de trán…
Alcalde y Reina de Quito ganan partida inaugural del…
Gobierno evalúa riesgos de nueva variante de coronav…
Conaie dice que no irá a diálogos sin resultados
Director y guía de la cárcel de Guayaquil, despedido…
Animada jornada de compras en Guayaquil por extensió…
Arte y artesanías en los corredores culturales

Independiente quiere romper la mala racha y ser campeón

Independiente del Valle se impuso al Olmedo en Riobamba. Foto: archivo / EL COMERCIO

Renato Paiva trabaja en la parte deportiva y psicológica con los jugadores de Independiente del Valle, durante la recta final del campeonato. Quiere que su equipo muestre fortaleza mental en las últimas cinco fechas, para mantenerse como líder de la clasificación y la pondrá a prueba este sábado 23 de octubre (20:00), frente a Liga de Quito. 

“Independiente se ahoga antes de llegar a la orilla“, es la frase que ronda al equipo de Sangolquí. Estas palabras son una constante antes del final de los torneos, cuando el equipo parece ‘patinar’ y pierde protagonismo en la definición de las etapas. 

Este resbalón le ocurrió en la primera etapa del 2020, cuando peleó los dos primeros lugares durante la fase y sobre el final tuvo resultados en contra, que lo llevaron a finalizar en la tercera casilla. Lo mismo ocurrió en los torneos del 2019, 2018 y 2017.  

“No se entiende que ocurre, pero es una constante, al final le cuesta. No sé si sea por la juventud de sus jugadores o por la experiencia de otros equipos”, dijo Ricardo Armendáriz, entrenador ecuatoriano, sobre el rendimiento de Independiente. 

El estratega recordó que Independiente ya se hizo de un buen nombre a nivel internacional gracias a la final de la Copa Libertadores que jugó en el 2016 y a la Copa Sudamericana que ganó en el 2019. 

“Ya internacionalmente rompió esquemas, pero casa adentro tiene una tarea pendiente, que es ganar el campeonato”, dijo el entrenador ecuatoriano. La mejor posición del equipo en el torneo local fue el vicecampeonato que consiguió en el 2013. 

Los de Sangolquí son líderes de la segunda etapa del torneo, que se disputa el momento, puesto que asumieron desde la tercera fecha, cuando derrotaron a Mushuc Runa. Desde entonces nadie pudo desbancarlos. 

No obstante, la inexperiencia que menciona Armendáriz parece afectar nuevamente a los dirigidos por Paiva, que suman ya tres fechas sin ganar. Dos empates (Técnico Universitario y Manta) y una derrota (9 de Octubre), permitieron que sus escoltas se acerquen. 

“Debemos tener autocrítica, no han sido buenos los dos últimos partidos en volumen de juego. Yo quiero que mi equipo gane y juegue bien, pero los partidos hay que jugarlos”, dijo Paiva, en la conferencia de prensa previa al partido de hoy, ante Liga de Quito. 

Los albos, con 18 puntos, son escoltas del equipo ‘Rayado’, que acumula 21. Si Liga gana, compartiría el liderazgo con el equipo de Paiva.  

“Es verdad que no ganamos hace tres partidos, pero seguimos punteros. Son finales las que se vienen, juegos importantes que te ayuda a sumar o restar puntos”, dijo el entrenador portugués. 

Ya conversó con sus deportistas y los instó a estar concentrados. Según él, durante la semana trabajó enfocado en la eficacia ofensiva, rubro en el que tuvieron problemas en los últimos tres juegos. 

A Liga quiere ganarle con una buena diferencia de goles, para mantenerse en la cima y para darle seguridad a su plantel. “Pensamos ganar con muchos goles, está en el ADN de los jugadores ir por más”, dijo. 

Suplementos digitales