Prisión preventiva contra tres mujeres por asesinato…
Luisa Maldonado se separó del movimiento Revolución …
Veto total del Ejecutivo a reformas a Ley de Contral…
Ecuador exportará aguacate a Estados Unidos
En Ecuador ya rige el nuevo banco de preguntas para …
¿Qué es el bullying? Consejos para detectarlo
Lasso a asambleístas: ‘Con la seguridad de un …
128 peatones fueron atropellados en Quito de enero a…

El Independiente se expande en Europa

Los jugadores del plantel del Numancia participan en una práctica. El equipo cuenta cinco refuerzos ecuatorianos, que jugaron en la filial del IDV. Foto: Cortesía de IDV y Numancia

Vicente Jaime, Mateo Piedra, Jonathan Morocho, Daniel Bravo y Carlos Sánchez tienen varias cosas en común. Son ecuatorianos, menores de 21 años y se formaron en la inagotable cantera de talentos del Independiente del Valle.

Desde mediados de este año, además, los cinco futbolistas empezaron a unirse a los entrenamientos del Numancia, un equipo de la Segunda División RFE, la cuarta categoría del fútbol español. Ahí se entrenan y se prueban para ser tomados en cuenta para jugar en el equipo principal.

Se incorporaron a ese club por disposición de la directiva del Independiente, que es dueño de sus derechos deportivos y tiene el control mayoritario del Numancia.

Los dirigentes de IDV empezaron a gestar la compra de acciones de ese club en el 2018.

Entonces, los empresarios españoles Moisés Israel Garzón y Francisco Gómez de Cuellar ofrecieron a los ecuatorianos Michel Deller y Juan Carlos Serrano participar en la adquisición del club.

Serrano y Deller, gestor de los éxitos futbolísticos del IDV y quien consta como parte de la administración de 15 empresas en el Ecuador, según la Superintendencia de Compañías, aceptaron y adquirieron acciones a título personal.

Los inversores ecuatorianos compraron el 49,9% de las acciones. En marzo de este año, Independiente adquirió otro 10% del paquete accionario. Con esto, los negriazules pasaron a tener el control mayoritario del conjunto de España.

Como parte de la negociación, Santiago Morales, gerente del Independiente, fue nombrado presidente del Numancia, en junio pasado. Ahora, se mantiene en las dos funciones. Para ello, el quiteño viaja constantemente a España para llevar el proceso del equipo.

El Numancia tiene un presupuesto de 4,8 millones, por año. Para Morales, sin embargo, la alta inversión no otorga títulos. Confía en los procesos como el implementado en IDV que ganó la Sudamericana 2019 ante clubes que le cuadriplicaban su presupuesto.

Morales tiene la misión de conseguir el ascenso hasta la Primera categoría del fútbol de España, pero también quiere que el Numancia siga la línea del Independiente de ser formador de talentos.

“En el corto y mediano plazo es tener de las mejores formativas del país”, anticipó Morales. “Tener formativas no es un gasto, es una inversión”.

Con esa filosofía, los directivos ecuatorianos armaron el equipo de la temporada con el fichaje del entrenador Diego Martínez. Al estratega se le ha consultado sobre la pertinencia de incorporar a jugadores formados en el Independiente.

El DT ha dado su aval para la incorporación de los cinco ecuatorianos, quienes jugaron en Independiente Juniors y en el plantel principal. La intención es que ellos aporten al entrenador para que cuente con una plantilla competitiva.

Morales también se planteó impulsar el regreso de los aficionados al estadio del Numancia para los partidos de local. Anticipó que se armó rebajas en los abonos para enganchar a los hinchas.

El Numancia es local en el estadio Los Pajaritos, con capacidad para 8 2621 espectadores. Este es el segundo estadio de España, además del Real Madrid, en contar con calefacción en sus instalaciones. También posee palcos VIP, estacionamientos, museo y una tienda con productos.

Como parte de su gestión se ha reunido con autoridades de Soria y con migrantes ecuatorianos para impulsarlos a que retornen al escenario.

Los directivos de IDV quieren dejar su huella e implantar un modelo exitoso de administración, impulsando la cantera de jóvenes; también son conscientes de que se enfrentan a otra cultura en España.