Juegos tradicionales, festivales y ferias en la agen…
¿Por qué es importante el distanciamiento?
Rescalvo y Paiva, el lado desconocido de los DT
Serenata quiteña en la agenda de Fiestas para el 5 d…
Violencia en Guayas obliga a migrar a la gente a otr…
Ecuador ha perdido USD 424 millones en el sector agr…
Río cancela fiesta de fin de año tras primeros casos…
Chile confirma su primer caso de variante Ómicron

Ecuador halló jóvenes figuras y potenció su equipo de marcha en los 20 km

Mauricio Arteaga y David Hurtado en Sucúa. Foto: . Cortesía de la Federación Ecuatoriana de Atltismo

Mauricio Arteaga y David Hurtado en Sucúa. Foto: . Cortesía de la Federación Ecuatoriana de Atltismo

Desde la izq., Jonathan Amores (76), David Hurtado, Daniel Pintado, Mauricio Arteaga y Édgar Saquipay, en Sucúa. Foto: Cortesía de Cristian Matute.

Hace nueve meses, Jonathan Amores se unió al grupo de marchistas dirigidos por Xavier Cayambe y allí se encontró con David Hurtado. En poco tiempo, los vicecampeones mundiales juveniles del 2016 y 2018, en ese orden, experimentaron mayor exigencia en los entrenamientos.

Esa competitividad les ayudó a superarse en la parte técnica y física, a mejorar sus tiempos. Ahora son parte de la renovación del equipo masculino de 20 kilómetros. A ellos se suman Jordy Jiménez, Joel Villavicencio, Édgar Saquipay y Gilson Loja, quienes pretenden afianzarse en la categoría absoluta.

Hurtado y Amores están en capacidad de superar a rivales con trayectoria. Así lo demostraron hace 13 días en el Nacional de Sucúa, en donde terminaron primero y segundo en 20 km Mauricio Arteaga y Daniel Pintado, quienes participaron en los Juegos Olímpicos del 2016, se ubicaron tercero y quinto. Jiménez fue cuarto.

Al final de la competencia hubo comentarios favorables para los andarines de 20 km, cuya edad promedio es de 22 años. Hurtado y Loja se estrenaron en la categoría élite. Hurtado, Amores, Arteaga y Pintado se clasificaron para la Copa Panamericana que será entre el 20 y 21 de abril en Lázaro Cárdenas, México.

Hurtado, de 19 años, ya cubrió los 20 km en el Iberoamericano del 2018 en Perú, donde fue descalificado por faltas. En enero pasado obtuvo su primer triunfo en esa distancia y fue en San Diego, EE.UU.

Cayambe se muestra orgulloso de dirigir a los subcampeones mundiales juveniles. Los considera como el recambio de la marcha masculina de Ecuador. El DT impulsa el proyecto Fénix, que pretende trabajar “por esa medalla olímpica que nos ha sido esquiva por muchos Juegos Olímpicos”.

También pide apoyo e inversión para los andarines del país con proyección para los Juegos Olímpicos. Se lamenta que Amores, vicecampeón mundial juvenil del 2016, no tenga respaldo de nadie. “¿Cómo puede ser eso?”, se pregunta.

Los demás técnicos ven con buenos ojos los progresos en 20 km. Incluso hablan de la complejidad al momento de buscar un cupo para los Juegos Panamericanos y el Mundial en Catar, programados para mediados del 2019.

Según Luis Chocho, estratega de Villavicencio, con la presencia de Hurtado y Amores la prueba de 20 km se renueva y se potencia. Se siente contento porque, ahora, en la categoría élite hay marchistas de Pichincha, Loja y Azuay. “Es importante constatar el despunte de otras provincias”.

Mauricio Arteaga y David Hurtado en Sucúa. Foto: Cortesía de la Federación Ecuatoriana de Atltismo

La presencia de nuevos talentos, asegura Chocho, será una presión para los experimentados. Él está convencido que Pintado, Arteaga, Hurtado y Amores pugnarán por cupos para los Panamericanos y el Mundial. No descarta una pronta recuperación del nivel competitivo de Villavicencio, quien el 2010 alcanzó el subtítulo olímpico juvenil.

Julio Chuqui, técnico de Pintado, comparte la opinión de Chocho sobre la exigencia que tendrán los andarines con experiencia. A su criterio, Pintado y Arteaga sufrieron un revés en Sucúa. “Es malo entrar en la zona de confort y es bueno que alguien te haga reaccionar”.

Para Chuqui, el futuro de la marcha ecuatoriana masculina está garantizado. Él se siente complacido porque los polos de desarrollo de la caminata se diversificaron en el país. “Azuay todavía mantiene la hegemonía y se refleja en los resultados; sin embargo, es bueno saber que en otras provincias hay un gran despunte”.

El estratega pide paciencia porque a lo mejor Hurtado y Amores no figuren este año a escala internacional. No obstante, agrega, condiciones y predisposición para entrenarse lo tienen. Está seguro de que para los Juegos Olímpicos del 2020 en Tokio la disputa por los cupos será complicada, porque solo pueden ir tres.

Pintado, por ahora, es el único marchista de 20 km clasificado para los Juegos Panamericanos por su condición de campeón de los Juegos Sudamericanos del 2018. Los dos cupos restantes se definirán en la Copa Panamericana.

Luis Urgilés, adiestrador de Gilson Loja, asegura que con el actual nivel de los andarines de 20 km y a un año de los Juegos Olímpicos, nadie puede estar seguro de su clasificación. Él sugiere capacitación para los técnicos y mayor roce internacional para los marchistas.

Rafael Martínez, Luis González y Rolando Saquipay dirigen a Arteaga, Jiménez y Saquipay (su hermano). Tienen grandes expectativas.

Suplementos digitales