La hidratación y la protección solar son clave para que el color y brillo de los tatuajes se mantengan. Foto: Patricio Terán  / Chic!

La hidratación y la protección solar son clave para que el color y brillo de los tatuajes se mantengan. Foto: Patricio Terán / Chic!

Martes 06 de febrero 2018

El color y el brillo del tatuaje dependen de los cuidados diarios



Ana C. Alvarado. Redactora (I)

Con los años, el color de los tatuajes se desvanece y se opaca. La gran inversión que representa un tatuaje se puede cuidar con dos acciones básicas: mucha hidratación y protección solar.

Si bien mantener hidratada la piel es sencillo, pues depende de tomar abundantes líquidos y aplicar cremas; la protección solar para los tatuajes puede resultar un desafío.

Gabby Andrade, esteticista y peluquera, se hizo su primer tatuaje a los 27 años. Ahora tiene 33 y en este tiempo notó varios problemas a la hora de cuidarlos.

Cuidados del tatuaje


El sol en el Ecuador es muy intenso, así que el protector solar era indispensable. Sin embargo, el tono blanquecino que deja este producto le desagradaba y después leyó que el óxido de zinc -uno de los elementos de los protectores solares- afectan el color de la tinta.

Estos problemas fueron planteados a un ingeniero químico, que le propuso elaborar un crema que hidrate y proteja del sol. Juntos emprendieron el desarrollo de este producto, pero también decidieron darle otras características.

“Quienes se hacen tatuajes usualmente están ligados a estilos de vida alternativos y prefieren consumir productos biodegradables y veganos, así que Ink Shield cumple con estos requerimientos”, dice Andrade.

Gabby Andrade es una esteticista y peluquera quiteña que desarrolló un producto para cuidar los tatuajes. Foto: Patricio Terán / Chic!

Gabby Andrade es una esteticista y peluquera quiteña que desarrolló un producto para cuidar los tatuajes. Foto: Patricio Terán / Chic!


El uso de esta crema es sencillo: se debe aplicar una vez cada mañana, así no se vaya a estar expuesto al sol, pues la crema cumple con otras funciones como nutrir y mantener la elasticidad de la piel y contribuir a que el color y el brillo del tatuaje no disminuyan.

Cuando se va a estar bajo el sol por largos periodos, lo recomendable es aplicarla cada tres horas, para evitar la deshidratación y la quemadura de la piel y por lo tanto la pérdida de calidad del tatuaje.

Andrade cuenta que esta crema puede ser usada una vez que la piel se empiece a pelar. Esto es, aproximadamente, una semana después de que se realiza el tatuaje. En los primeros días, se debe seguir los cuidados que ordene el tatuador, que están enfocados en mantener la piel limpia e hidratada.