Denuncias de amenazas para votar a favor de destituc…
Cuatro escenarios tras la derogatoria del estado de …
Un domingo distendido se vivió en Quito, tras 13 día…
Los mayores de 30 años se prefieren el libro religio…
Cuatro familias dejarán atrás sus casas cuarteadas d…
Locales reabrieron en sector de av. Patria, en segun…
Unión de Taxis de Pichincha desmiente una posible pa…
99 militares resultaron heridos durante 14 días de protestas

La Selección nacional

Antaño, los tres países sudamericanos del Atlántico -Brasil, Uruguay y Argentina- eran superiores y daban cátedra a los de la zona del Pacífico. Los partidos de fútbol los ganaban por goleadas, por habilidad y por tener excelentes DT, que enseñaban técnicas y disciplina para jugar en equipo (no ‘comebolas’) para defenderse, atacar con orden y cómo patear la pelota con efecto para engañar al arquero y cuidar de su físico, etc. (unos profesionales).

Bueno, poco a poco las competiciones futbolísticas se están equiparando. Ecuador ganó a Argentina porque tiene un DT que los preparó mejor: psicológica, técnica y físicamente; posiblemente el rival se confió en que Ecuador es un país pequeño ‘geográficamente’ y siempre era el triunfador.

Este cambio en Ecuador se inició con el montenegrino Dusan Draskovic, quien se fijó en el talento, físico, habilidad y reclutó al afroecuatoriano, antes relegado. Los resultados positivos están a la vista.