Este es un espacio en el que se exhibirán ideas y reflexiones sobre libros, arte y series de televisión. Parafraseando a Jorge Luis Borges: Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leído y lo que he visto Twitter: @itoflores84
Gabriel Flores
Licenciado en Comunicación Social por la U. Central del Ecuador. Máster en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Colabora con grupo EL COMERCIO desde el 2014. Escribe para la sección Cultura e Ideas.

'Los favoritos de Midas', London y Borges

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 5
Domingo 22 de noviembre 2020

En el texto que acompaña al cuento ‘Las muertes concéntricas’, Jorge Luis Borges apuntó que en Jack London se encontraron y hermanaron dos ideologías adversas: la doctrina darwiniana de la supervivencia del más apto en la lucha por la vida y el infinito amor por la humanidad.

‘Las muertes concéntricas’ es el nombre que el escritor argentino le dio a la traducción del cuento que London publicó en 1901, bajo el título de ‘The Minions of Midas’ (Los secuaces de Midas), un relato que está ambientado hacia finales del siglo XIX y que tiene como protagonista a Eben Hale, un magnate de los tranvías.

Hale es contactado por un grupo anarquista que lo extorsiona. Su objetivo es que el proletariado intelectual se convierta en una clase financieramente fuerte. De esta forma -le explican- se creará un sistema social, en el que los intelectuales y comercialmente poderosos sean los que dirijan el mundo.

Lo macabro de la extorsión de este grupo radica en el hecho de que si Hale no acepta su petición, ellos matarán a una serie de personas al ‘azar’. Esas muertes solo pararán cuando el empresario comience a pagar el dinero.

En los últimos días, el cuento de London y la traducción de Borges han ganado nuevos lectores gracias al estreno de la miniserie española ‘Los favoritos de Midas’, una adaptación escrita por Miguel Barros y dirigida por Mateo Gil, que actualiza la idea de la supervivencia del más apto, ambientada en medio del capitalismo del siglo XXI.

En esta historia, Barros mantiene la esencia del cuento de London, pero integra una serie de giros narrativos que dejan al espectador con la interrogante de quiénes realmente son Los favoritos de Midas. El protagonista es Víctor Genovés (Luis Tosar) un millonario, que al igual que Hale es extorsionado, con la amenaza de que si no paga el monto solicitado, una persona inocente será asesinada cada cierto tiempo.

A diferencia del cuento, la serie está poblada de un puñado de personajes secundarios que acompañan al protagonista. Genovés es un hombre solitario pero nunca está solo. La transformación personal que sufre, desde que comienza la extorsión, afecta a otras vidas, entre ellas a la de Mónica Báez (Marta Belmonte) una periodista, que deja de ser una empleada más, del conglomerado empresarial que él maneja.

Como telón de fondo aparece una Europa convulsionada por las protestas antisistema, la compleja relación entre un padre y un hijo y el maniqueísmo de un gobierno que sabe mirar hacia otro lado cuando le conviene.

Cuando London escribió ‘The Minions of Midas’ ya era un socialista convencido. Antes había buscado oro en Alaska, había sido cazador de focas en Japón, corresponsal de guerra, boxeador y pordiosero en Londres. En su texto, Borges aclara que en ese momento el socialismo era entendido como la fraternidad de todos los hombres.

En la serie, aquel espíritu de fraternidad está encarnado en Los favoritos de Midas. Finalmente son ellos los encargados de tensar la cuerda para mostrar al espectador hasta qué punto una persona es capaz de anteponer sus valores frente a sus necesidades de supervivencia. El enigma en esta historia no radica en qué personas son las más aptas, sino qué es lo que tienen que perder en su proceso de adaptación.