Niña se extravió en concierto por fiestas de Quito
Represión policial a activistas Lgbti+ en Ecuador es…
Dos choques y una caída de auto se repotaron en Quit…
Dos niñas heridas por ataque, cuando iban al colegio…
Rusia advierte a Occidente: 'El invierno solo acaba …
Pico y placa en Quito se suspende por feriado en la capital
Incendio forestal en San José de Minas fue controlad…
Reconstrucción del caso María Belén Bernal realizó l…

Veto a la Ley de Comunicación generó acuerdos de última hora

Ayer, la Asamblea mantuvo su última sesión antes de la vacancia legislativa que durará hasta el 1 de marzo.

Ayer, la Asamblea mantuvo su última sesión antes de la vacancia legislativa que durará hasta el 1 de marzo.

El pasado jueves 14 de febrero de 2019, la Asamblea mantuvo su última sesión antes de la vacancia legislativa que durará hasta el 1 de marzo. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Oficialistas y correístas volvieron a juntarse el pasado jueves 14 de febrero de 2019 en la Asamblea Nacional, durante la sesión en la que se tramitó el veto parcial del Ejecutivo a las reformas a la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) y que terminó con una invitación de la presidenta, Elizabeth Cabezas, a que todos vayan a celebrar el Día del Amor y la Amistad.

El objetivo fue ratificarse en cuatro de los 26 artículos de las reformas que el Parlamento aprobó en diciembre de 2018 y que un mes después, el 18 de enero, fueron objetados por el presidente, Lenín Moreno, esto es: 71, 77, 82 y 69.

El primero reforma el ar­tículo 91 de la Ley en vigencia. Con ello, se mantiene la obligación de los medios (radio y televisión), de conservar los archivos de soporte de su ­programación, 180 días desde la emisión.

Durante el debate, María José Carrión, coordinadora de Alianza País (AP), adujo que eso se requiere para verificar el cumplimiento del 1x1 sobre la difusión de música nacional, “o en el caso de que exista algún tipo de ofensa, de daño moral o de calumnias”.

El segundo, en cambio, reforma el artículo 94 de la LOC, prohibiendo publicitar productos cuyo uso regular genere afectaciones a la salud de los consumidores y, a su vez, mantiene la competencia del Ministerio de Salud para control posterior en publicidad de alimentos y bebidas.

El tercero aludía al artículo 98 que prohíbe la difusión de publicidad extranjera en el país. Por último, el 69 se refiere a las medidas afirmativas para los medios comunitarios en los concursos de frecuencias.

El Parlamento logró ratificarse en estos artículos con el voto de 109 legisladores (de 119 presentes), cuando se necesitaban 91, es decir, de las dos terceras partes del Pleno. Eso, a 48 horas de que termine el plazo que tenía para tomar una decisión.

A los 40 de Alianza País y 30 correístas se unieron legisladores del Partido Social Cristiano, Bloque de Integración Nacional, SUMA y casi todos los del movimiento Creo.

La votación respondió a un acuerdo que se gestó durante una reunión de los coordinadores de las bancadas legislativas, que retrasó la instalación de la sesión por casi una hora.

A pesar de que también hubo cuatro abstenciones y dos votos en contra, en las afueras del Parlamento hubo festejos de decenas de personas dedicadas al negocio de la producción audiovisual del país. “¡Aquí sí se produce!”, repetían.

A Fernando Callejas, de Creo, lo que le molestó fue que hasta en las curules de los parlamentarios fueran colocados afiches a favor de este sector y de los medios comunitarios, incluso con logotipos de la Asamblea Nacional. Desde el estrado, Cabezas respondió que para los legisladores era opcional recibir esos carteles.

El debate tomó casi dos horas, después de que la secretaria del Parlamento, María Belén Rocha, se tomara un tiempo similar para leer el informe que había sido preparado por la Comisión de Derechos Colectivos, en donde se tramitó la reforma durante ocho meses.

La Asamblea no puso restricciones y se allanó a la decisión del presidente Moreno de eliminar la Superintendencia de Comunicación, el linchamiento mediático y otras medidas que restringían la libertad de expresión.