5 de September de 2009 00:00

Una versión del Aleluya llegó desde España

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cultura

El telón abierto y los intérpretes preparando sus cuerpos, en medio  de un escenario sin iluminación, recibieron al público en el Teatro Benalcázar, el jueves por la noche. Cada sonrisa y cada gesto permitían adivinar una acción  inicial.



La cartelera de hoy
En  Quito,  Tamia Guayasamín presenta ‘En el principio’, a las 20:00, hoy,   Teatro Humanizarte. 
En Manta,  de Nicaragua, la Cía, Justo Rufino Garay,  en el Teatro Chusig, hoy, a las 20:15.

Sobre escena, los integrantes del grupo español Lanómina imperial, dos mujeres y dos hombres, bajo la dirección de Juan Carlos García, interpretaron su obra ‘Variaciones Al-leluia’, como parte del Spondylus de las artes.

El montaje está estructurado sobre el último movimiento de la segunda parte del oratorio ‘El Mesías’,  una composición  del alemán G. F.  Handel.
 
Tras un  retraso  y sus respectivas disculpas se dio paso a la estridencia de la guitarra eléctrica, de la voz aguda, de las frases vertiginosas y del ritmo acelerado.

Cuerpos en movimiento y  ráfagas de luz   atravesaron esta pieza, que, como su original, mantiene un carácter místico. 
Danza, música y teatro convivieron durante la pieza. Los cuerpos interactuaron con los objetos  que conformaron una escenografía de  aires posmodernos: cabezas de maniquíes, pub’s, etc.

Más  allá de una estética, el montaje habló de una erótica corporal, con cuerpos semidesnudos y movimientos sugerentes. La sensualidad  contrastaba con la agresión y la violencia : “Terrores, horrores, pesadillas, angustias, espantos, violencias, pavores, sustos. No hay nada más hermoso, si lo sabes jugar”, cantaba una voz femenina.

Las reacciones del espectador fueron diversas, pero todas se buscaron desde las emociones fuertes. Los bailarines mostraron condiciones corporales, ya que en su labor se reflejó un estricto trabajo técnico (Lanómina imperial tiene 22 años de actividad).

En tanto que las cualidades vocales se mostraron con  la irreverencia que supone  encarar el misticismo desde esta ópera rock. En los momentos finales, a la persistencia de la estática y del ruido, se sumo un coro mixto de voces en disonancia e interrumpidas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)