Tesoro al descubierto
COE cantonales se blindan por Ómicron
El apoyo de los padres es clave para la adolescente …
Juan Enrique Quiñónez Schwank: ‘Las escuelas n…
Al menos cuatro personas murieron durante una balace…
Consejo de Participación deberá pagar reparación a v…
Diputados de Honduras se enfrentan a golpes en prime…
Un hombre se enfrentó a oso para proteger a sus perros

Triple S

Los estrategas mediáticos gubernamentales están rompiéndose la cabeza inútilmente en busca de redondear  su  proyecto sensacionalista.

He aquí ocho consejos para que el diario público popular (PP) salga   de manera  inmediata:

1. Definan la línea sensacionalista  y mientan en función de sus objetivos (?). Exageren la obra pública del Gobierno,  reiteren que es la mayor gestión de la historia,   pongan en grandes titulares las frases célebres del Presidente   y sobredimensionen los defectos de los enemigos del Régimen.

2. Pongan en la portada chicas sexis y semidesnudas, precisamente  lo que tanto criticaban  el Presidente de la República y las asambleístas feministas revolucionarias antes de que a los  estrategas de Carondelet  se les ocurriera  que un PP era  la única fórmula para recuperar la popularidad y frenar el inatajable descenso  en las encuestas.

3. Manejen en las portadas temas de fútbol mezclados con cuestiones íntimas  de los jugadores, técnicos y dirigentes.  Usen lugares comunes y despliéguenlos  en enormes caracteres: “Barcelona mandó al infierno   a la Católica” o “Futbolista se divorcia por lío de faldas”. Pruébenlo. Es   fácil escandalizar  así.

4. Presten mucha atención a los temas de farándula.  Ningún lector popular quedará indiferente ante la dramática historia de la conductora que va por su quinta liposucción o el  romance secreto  del presentador que parecía  el padre de familia ideal.

5. Frivolicen todos los temas que los otros periódicos presentan de manera formal, compleja  o densa. Por ejemplo, dediquen una doble página  a la historia del oscuro líder político que se hizo cirugía plástica de la nariz y no traten  de discernir el  porqué su partido no logra consolidar una estrategia  para hacer una oposición democrática y propositiva  (qué aburrido, ¿no?).

6. Publiquen todos los días noticias de  crónica roja. Destaquen con fotografías de impacto  los hechos de sangre (como dicen en el noticiero de uno de los canales incautados, hoy “públicos”). No hay táctica más eficaz  que la de gritar los crímenes para que la sociedad se  atemorice, como suelen decir los expertos en terror mediático.

7. Si cuentan con todo el apoyo  financiero de la cúpula del poder, háganlo ya. Recuerden que en la prensa sensacionalista   nunca falla  la fórmula triple S: sexo, sudor y sangre.Y si a eso le añaden pimienta política, tal como hacen en sus cadenas nacionales, no será difícil.  Es muy importante atacar y ridiculizar a los rivales con caricaturas, chismes, rumores   y fotografías manipuladas.

8. Si no están seguros  cómo hacerlo, consulten el manual de Vladimiro Montesinos, quien durante los 10  años del gobierno de Fujimori en Perú manejó periódicos públicos    (El Chino, El Bocón y otros). Su estrategia populista era perfecta:  ganar el apoyo de “las masas”  y quedarse en el poder para siempre.

Suplementos digitales