29 de abril de 2019 00:00

Sindicatos aumentaron pero el empleo bajó

Miembros de la Cedocut, una de las centrales sindicales del FUT, planifican la marcha. Foto: Patriciio Terán / EL COMERCIO

Miembros de la Cedocut, una de las centrales sindicales del FUT, planifican la marcha. Foto: Patriciio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 11
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Andrés García
Redactor (I)
politica@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El número de organizaciones sindicales y gremiales registradas en el Ministerio de Trabajo pasó de 4 000 a 5 882, entre el 2013 y este año. Representa un incremento del 32%.

En ese período, el empleo pleno del país, según el último reporte del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), registró descensos.

El índice de personas que trabajan al menos 40 horas semanales y perciben ingresos no menores al sueldo básico unificado, con corte a marzo, corresponde al 37,9%. Hace seis años, era del 47,9%.

Esta dinámica sale a flote en la víspera de las movilizaciones anunciadas para el 1 de mayo, en conmemoración del Día Internacional del Trabajo.

Los sindicatos preparan marchas en rechazo a una posible reforma laboral. También protestarán por las medidas económicas del régimen.

De acuerdo con el muestreo del INEC, 261 767 personas perdieron su empleo pleno en el último año. Mientras que 2 ,2 millones de ciudadanos realizan ocupaciones consideradas como trabajo no adecuado. Esto, sin contar el subempleo y el trabajo no remunerado.

¿Cuál es el papel de los sindicatos frente a esa realidad?

Santiago García, economista y docente de la Universidad Central, dice que los datos del INEC reflejan que cerca de 4,5 millones de personas se volcaron al sector informal, donde no siempre hay acceso pleno a la organización sindical.

El experto cree que los sindicatos deberían adaptarse a nuevas dinámicas, como el teletrabajo o el empleo joven, pero sin renunciar a los derechos de los trabajadores.“Deben entender que hay otras necesidades y negociar, sin irse de extremo a extremo”.

El aumento del número de organizaciones tomó impulso durante el gobierno del expresidente Correa. En ese entonces se crearon la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Red Nacional de Maestros y la Red de Profesionales de la Salud, entre otros entes.

Estas agrupaciones hicieron contrapeso a otras organizaciones sindicales opuestas a las políticas oficialistas, como el Frente Unitario de Trabajadores (FUT) y la Unión Nacional de Educadores (UNE).

Víctor Báez, secretario de la Confederación Sindical Internacional (CSI), radicado en Bruselas (Bélgica), cree que en Latinoamérica hay una “fragmentación” de gremios.

Sostiene que algunas empresas o instituciones promueven la creación de nuevas organizaciones, con el objetivo de dividir a los “sindicatos auténticos”.

Gabriel Recalde, del Centro de Estudios de la Política Laboral, afirma que los sindicatos deben seguir defendiendo a los trabajadores, pero también cree que el sector empresarial debe plantear reformas que no atenten contra los derechos.

La Red de Profesionales por la Salud, que se creó durante el correísmo, también planifica una concentración en la Plaza de la Independencia. Salomón Proaño, titular de la organización, dijo que protestarán por los despidos en esa área.

El presidente Lenín Moreno reconoció que en los últimos meses se desvinculó a 20 000 empleados públicos por la “complicada situación económica”. Dijo que continúan en sus puestos de trabajo cerca de 480 000 funcionarios.

Nelly Miño, dirigente de la Red de Maestros, otro ente creado en la década pasada, reconoce que hubo un “alejamiento con la institucionalidad”.

Recordó que hace un año se ofreció iniciar un proceso de recategorización docente, el cual todavía se ha efectuado.

El FUT, liderado por José Villavicencio, rechaza una eventual “flexibilización laboral”. Lo dice en referencia al proyecto de Ley de Fomento Productivo 2 que será presentado por el Ejecutivo ante la Asamblea Nacional para su análisis.

Según el dirigente, las centrales sindicales están en contra de la “precarización” y piden que no se atente contra la estabilidad del gremio.

La marcha del FUT partirá desde el edificio del Seguro Social, a partir de las 08:30. La organización avanzará hasta el Centro Histórico de Quito.

El CUT, encabezado por Richard Gómez, también rechaza las propuestas de reformas que se derivan de la carta de intención que Ecuador firmó en marzo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La dirigencia de la CUT resolvió que el 1 de mayo sus afiliados marcharán en Guayaquil y otras ciudades del país, desde las 08:00. En el Puerto Principal, la concentración se efectuará en las avenidas Eloy Alfaro y General Gómez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)