26 de June de 2009 00:00

Los seis aviones no tripulados operarán a partir de agosto

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Manta

Heron parece un juguete. Igual que una pequeña nave a  control remoto, ayer  alzó vuelo desde la cabecera sur de la pista del aeropuerto Eloy Alfaro de Manta. Este aeroplano es uno de los aviones no tripulados que compró  FF.AA.
 


USD 10 millones
es el costo de cada avión no tripulado. USD 13 millones se invirtieron en la logística.Con este  primer vuelo  se inició una nueva etapa en  las operaciones de  lucha contra el narcotráfico y la vigilancia  aeromarítima, que reemplazará  al trabajo que cumple el FOL de Estados Unidos desde   Manta y  que concluirá en septiembre.
 
Los operativos están a cargo de la Armada.  En total, se compraron seis naves no tripuladas, cuatro Sercher y dos Heron,  son operadas desde tierra por militares  especializados.

Milton Lalama, jefe  de la Armada, explicó que estos aviones permiten una amplia cobertura de vuelo. Además,   su costo operativo es mínimo en relación a las aeronaves tripuladas.

“Con cinco litros de combustible pueden  operar por una hora, desde allí ya vemos las enormes ventajas”, enfatizó el oficial.

Las naves fueron ensambladas en  el hangar de la Base Aeronaval,  por técnicos israelitas.

Todo forma parte de un proyecto implementado por el Gobierno a un costo de USD 23 millones, para realizar los trabajos de vigilancia aeromarítima.

Édison Albán es uno de los seis militares capacitados para manejar esas naves. Él se preparó por dos meses en Israel.

“Es un poco extraño y mucho más complejo. Cuando un piloto está  al mando de un avión no tripulado, no tiene sensaciones, no se siente, simplemente hay control, ello demanda mucha concentración”, contó Albán.

Él  y cuatro compañeros más,  entre observadores y radaristas,  trabajan en  la cabina de mando.  Dos radares en tierra receptan las señales e imágenes que envían los aviones. Están equipados con un sonar  externo en la parte superior de la aeronave y una cámara, que permite captar imágenes y  enviarlas a tierra. Esto ayuda a que los  pilotos controlen las naves.

El proyecto se complementa con tres bases flotantes,  en isla Santa Clara;   en Monpiche,  Esmeraldas;  y la tercera en El Matal,  al norte de Manabí, informó Carlos Vallejo Game, encargado del Sistema de Vigilancia y Control Marítimo (SVCM).
Cada base tendrá   lanchas guardacostas para reacción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)