Salud del personal sanitario preocupa
El mercado laboral también ‘rebotó’ el 2021 tras la recesión
Plata es el hombre clave de Alfaro para el juego con…
14 aerogeneradores del parque eólico Huascachaca lle…
Ecuador solicita a Perú y Colombia cooperación contr…
Biden insultó a un periodista
No se cobrará peaje en la vía Alóag – Unión del Toachi
Otras cinco muertes violentas se registraron en Lago Agrio

Ecuatoriano detenido por estafar a futbolistas brasileños

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido en Madrid, tras las investigaciones realizadas por la Comisaría de Soria, a uno de los presuntos estafadores de jóvenes futbolistas brasileños a los que entregaron hace un mes falsos contratos con el Numancia y el Logroñés.

La identidad del detenido corresponde con las iniciales K.A.L.H., de 24 años y nacionalidad ecuatoriana, según la información facilitada hoy por la Subdelegación del Gobierno en Soria.

La Policía le ha imputado como presunto autor de un delito de falsedad documental y estafa.

Los hechos se conocieron el pasado 1 de agosto cuando un joven brasileño denunció que dos personas le habían facilitado un contrato, que resultó ser falso, para jugar en el Numancia.

Los estafadores realizaron otros dos contratos más a otros dos jóvenes brasileños para jugar en el Logroñés.

La Policía ha identificado además a H.D.T.V., de 45 años y origen uruguayo, como el otro presunto autor de la estafa, aunque todavía no ha sido detenido.

Por los falsos contratos realizados, los estafadores cobraron alrededor de 14 000 euros (18 000 dólares) a los tres jóvenes de nacionalidad brasileña.

Un empleado del Numancia se personó el 1 de agosto en la Comisaría de la Policía Nacional en Soria junto con los tres jóvenes brasileños víctimas de la estafa.

Uno de estos jóvenes, de 21 años, se había presentado en la sede del club soriano con un contrato deportivo, que se constató que era falso, para incorporarse al Numancia como jugador de fútbol.

Los jóvenes futbolistas entraron en contacto en Lisboa con una persona que decía ser representante de futbolistas y se ofreció a buscarles primero un club de fútbol donde jugar y después les ofreció un contrato deportivo falso a cambio del pago de entre 4 000 a 6 000 euros como gastos de representación.

Suplementos digitales