12 días al año bajará el IVA del 12% al 8% en el sec…
Las exportaciones de arroz nacional cayeron 95% este 2021
Mera, Bagüí y Pellerano, los ‘duchos’ de la final
Vacunarse es una responsabilidad colectiva
Festival de Orquestas en la agenda de Fiestas para e…
¡Que viva el Quito de antaño en La Ronda!
María Elena García: ‘La inclusión beneficia a toda l…
Australia detecta el primer caso local de la variant…

Sobre dos ruedas recorren Quito en la noche

El club Legion Bikers se reunió el jueves de la semana anterior en las inmediaciones de la Tribuna del Sur. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Es una hermandad. No importa la edad, el género, la nacionalidad ni la profesión, pero es indispensable tener algo en común: el amor por las motos.

Todos los jueves por la noche, los miembros de Legion Bikers Ecuador, se reúnen en algún punto de la urbe y organizan recorridos para disfrutar de sus vehículos en dos ruedas. El jueves 14 de octubre del 2021 se encontraron en la Tribuna del Sur.

A las personas que disfrutan de las motos, ni siquiera el frío de la noche, que hace temblar a la mayoría de gente, les molesta, al contrario, lo disfrutan.

La planificación de la estrategia de los recorridos es habitual en cada encuentro.

Jorge Calero, de 44 años, es el presidente del club desde su creación, en noviembre del 2016. Dice que no hay un registro de cuántas agrupaciones de motocicletas hay en Quito, pero asegura que solo en la capital existen 63 000 vehículos de este tipo. La gran mayoría, pertenece a algún club, ya sea por el trabajo que realizan (entregas a domicilio, por ejemplo), por el tipo de moto que tienen (hay clubes para Vespa, Harley, etc.), o por sus hobbies (como los que hacen enduro).

Se reúnen a las 19:00. A veces son 30, otras 200 o más. Hay choques de puños, de codos y abrazos. Llegan hombres y mujeres, jóvenes y adultos, y así como en un equipo de fútbol se organizan para definir una estrategia para la rodada.

La indumentaria es una pieza fundamental para ellos.

Siempre hay un capitán que se encarga de la planificación de la ruta; esta ocasión, fue Pablo Catota. También hay centinelas: las personas que van protegiendo a la caravana. Como si fuesen policías, cuidan que los autos no dividan al grupo. Cristian Hidalgo cumplió con esa misión. Carlos Maldonado fue el sargento de alma, quien se encarga de la seguridad y de la prevención de siniestros. Hasta el momento no ha ocurrido ninguna de esas emergencias gracias a los cuidados extremos que manejan.

El tesorero administra la cuota de USD 3 que cada uno aporta al mes; y el secretario, coordina la comunicación. Nadie cobra por esas labores, lo hacen por amor a las dos ruedas. El último recorrido fue al Centro Histórico, y a la medianoche, comieron en La Floresta.

Los participantes cuidan el mínimo detalle de la moto.

Siempre hay mujeres en los recorridos: las esposas o hermanas que acompañan, pero también las motociclistas. Las mujeres están organizando una rodada contra el cáncer de mama este domingo 24 de octubre en la Tribuna de los Shyris, a las 09:00.

Para unírseles, se debe tener una moto en óptimo estado y con los papeles al día. Además de la camaradería les une la solidaridad. Se están organizando para formar la fundación Libertad en Dos Ruedas, cuya labor será ayudar a las víctimas de accidentes de tránsito.

Suplementos digitales