Militares están más presentes en 23 urbes de la Cost…
El Imbabura inspiró a dos ambientalistas a cuidarlo
Subsidio al Trole y Ecovía se mantendrá pese al alza
César Córdova, exsecretario del Cpccs, fue designado…
Del otro lado del parabrisas sienten crisis y exclusión
Mujer fue sentenciada a 7 años de prisión por estafa…
Maduro retó a los presidentes de Uruguay y Paraguay …
Conaie pide diálogo con Lasso el 1 de octubre y amen…

Empresas turísticas definen estrategias para recuperarse

Protocolos de bioseguridad se implementan en hoteles, como en el Ibis Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Protocolos de bioseguridad se implementan en hoteles, como en el Ibis Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Protocolos de bioseguridad se implementan en hoteles, como en el Ibis Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

El paro de octubre pasado y la pandemia son los últimos impactos que ha recibido el turismo en Quito. En esto coinciden hoteleros, guías, artesanos y el Municipio. Con miras a la reactivación, se plantea potenciar la demanda hacia la ruralidad y las capacitaciones.

En los primeros 70 días de confinamiento, según una encuesta de Quito Turismo, se ​estima que las pérdidas llegaron a USD 204 millones. Se afectaron, entre otros sectores, alojamiento, alimentos y bebidas, tours y eventos.

Desde el Ministerio de Turismo detallan que las estimaciones realizadas a escala nacional, con base en la información del Servicio de Rentas Internas (SRI), dan cuenta de que las ventas de marzo de este año alcanzaron los USD 193,3 millones, que significa una disminución de USD 236,5 millones respecto de las de marzo del 2019, que alcanzaron los USD 429,8 millones.

Las pérdidas en abril y mayo serían mayores. Se esperan datos del SRI. Según Quito en Cifras, el turismo representa unos 236 473 empleos directos e indirectos en la capital.

Andrés Obiol es presidente de la Federación Hotelera del Ecuador, que reúne a hoteles de tres, cuatro y cinco estrellas, cerca de 700 en el país y poco más de 300 en el Distrito. Da fe de pérdidas a gran escala. Recuerda que para el país, el turismo extranjero representa unos USD 2 200 millones de ingresos al año, “capital fresco”. Y está el nacional, que si bien no es dinero nuevo, dinamiza la economía. Tampoco queda fuera el mercado corporativo, con ventas de unos USD 600 millones. Esperan que este sea el primero en reactivarse.

En la cuarentena, el hospedaje de pasajeros que llegaron en vuelos humanitarios fue una opción para el sector. No rentable, pero como una alternativa. El dirigente detalla que hasta la semana pasada, 98 estaban abiertos con este fin.

Hoteles como el Ibis Quito se prepararon con medidas como la desinfección constante de espacios, se priorizó el servicio de alimentación a la habitación, se reforzó la desinfección de prendas de cama y toallas. Están reactivando el restaurante con aforo del 30%.

Ese es uno de los sitios que optó por el servicio de alojamiento preventivo, con un piso exclusivo para ello. Aún así, estiman pérdidas solo por alojamiento, de USD 550 000 por marzo, abril, mayo y junio.

Quito Turismo indica que aún no tiene el número de sitios cerrados por la crisis sanitaria. La Intendencia de Pichincha informó que, por ejemplo, en La Mariscal hay 400 locales, entre restaurantes y bares. De cada 10 negocios, tres cerraron porque sus dueños no pueden pagar los arriendos.

En la capital, la entidad municipal detalla 4 865 establecimientos relacionados al turismo: 3 219 de alimentos, 739 de alojamiento, 741 agencias de viajes y turismo, entre otros.

José Luis Rodríguez, parte de la Corporación de Guías de Turismo del Ecuador, califica a la crisis por la pandemia como “caída perpendicular”. Tiene, dice, unos 5 000 colegas en el país y no menos del 80% se concentra en Quito. Un guía especializado puede ganar por una jornada de mediodía entre USD 25 y 30. En una jornada de 06:00 a 22:00, desde 60 hasta unos 100, según la especialidad. Y deben restar los impuestos.

Api Real es otro negocio que depende del turismo. El local está en La Ronda desde el 2012 y se dedica a la elaboración de productos en base de miel.

Mayra Quishpe, propietaria, habla de una venta, antes de la pandemia, de USD 3 000 mensuales. Apenas hace un mes se lanzaron a las entregas a domicilio. Aún no contemplan la reapertura porque, dice, el Centro está lleno de ladrones, ventas ambulantes, suciedad.

El Municipio y el Ministerio de Turismo plantean algunas acciones. El primero, en la etapa de confinamiento, realizó 23 capacitaciones virtuales. Planifican otras jornadas.

La ruralidad será una apuesta ante la nueva tendencia de hacer turismo al aire libre. Están trabajando con administraciones zonales y gobiernos de las 33 parroquiales rurales.

Plantean alianzas con ciudades como Cuenca y otras de Colombia y Perú para crear un producto multidestino.

Desde el Gobierno se impulsa el financiamiento a través del fondo Reactívate Turismo; en esta línea, se habilitaron USD 10 millones para financiamiento para turismo. El Canal de Asistencia al Financiamiento está en servicios.turismo.gob.ec

Suplementos digitales