Contraloría debe entregar información de investigaci…
OPS prevé que brotes de covid-19 continuarán en Amér…
EE.UU. aprueba la tercera dosis de Pfizer para mayor…
Hospital Monte Sinaí dio el alta a la última pacient…
Los amaneceres de Quito, una experiencia singular
Buzos se unen a la búsqueda del novio de joven muert…
Kamala Harris pide a su propio Gobierno tratar con &…
Covid-19 en Ecuador: 157 nuevos casos y un acumulado…

Argumentos enfrentados sobre el proyecto inmobiliario Botániqo en Cumbayá

La oficina de ventas del proyecto Botániqo en la av. Oswaldo Guayasamín. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

El proyecto Botániqo, de 277 departamentos, aún no se construye y ya genera opiniones enfrentadas en Cumbayá. Este proyecto inmobiliario es promovido por la constructora Uribe Schwarzkopf y tendrá lugar en dos terrenos donde confluyen la avenida María Angélica Ibrobo y la Oswaldo Guayasamín (Interocéanica), en el sector del redondel del Escalón de Lumbisí y del centro comercial Scala.

Cinco puntos respecto a este proyecto han levantado voces contrarias. El primero es que ya se estén vendiendo los departamentos en planos a pesar de que aún no se ha aprobado el permiso de construcción. El segundo es la altura que tendrán los bloques de departamentos.

Un tercer punto es la posible alteración de la quebrada de El Tejar, con la que colinda el proyecto. El cuarto, el tráfico que se puede generar en el sector y, finalmente, una posible afectación a la zona de estación de buses que vendrá con el Botániqo.

El pasado 14 de marzo, el Concejo Metropolitano de Quito aprobó la resolución C021-2021 mediante la cual asignó los datos de zonificación de uno de los predios del proyecto.

Esta resolución no es un permiso de construcción, pero asigna los parámetros que se deben respetar cuando se vaya a edificar en ese espacio. En la resolución se define que la altura máxima de construcción es de cuatro pisos. Pero el concejal Juan Manuel Carrión, quien además es morador de Cumbayá, indica que en las maquetas del proyecto se pueden ver edificaciones de ocho plantas.

En uno de los terrenos del fideicomiso Botániqo ya funciona una oficina de ventas donde se ven nueve bloques de departamentos a escala.

Joseph Schwarzkopf, presidente de Uribe Schwarzkopf, explica que se considera cuatro pisos para arriba desde el nivel natural del terreno (vista de la calle) y, como el terreno está en una pendiente, se puede excavar y hacer otros cuatro pisos en subsuelo con luz natural, con lo cual tienen ocho pisos dentro de la norma.

Carrión y moradores agrupados en el Frente de Defensa de Cumbayá también cuestionan que los departamentos ya se encuentren a la venta, aunque el Botániqo aún no tenga un permiso de construcción.

La maqueta de 9 bloques del proyecto Botániqo de departamentos. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Schwarzkopf insiste en que bajo la Ley de la Superintendencia de Compañías y el Código Civil es perfectamente legal crear un fideicomiso para vender en planos un proyecto a futuro. Señala que la licencia de construcción se está tramitando, pero hasta que ello se concrete, ganan tiempo vendiendo departamentos para llegar al punto de equilibrio financiero que les permita un flujo seguro para terminar la construcción.

Mientras no tengan los permisos ni el flujo financiero asegurado, no pueden, por ley, tocar el dinero de los compradores. La venta en planos comenzó el 22 de mayo y en dos meses ya han vendido 122 departamentos.

Respecto a una posible afectación de la quebrada de El Tejar, Schwarzkopf insiste en que no se la tocará porque el proyecto se construirá a 15 metros del borde superior de la quebrada como indica la norma.

Sobre el posible aumento de tráfico que se genere, insistió en que el Botániqo tiene un máximo de 328 parqueaderos, que no harán la diferencia en el volumen de cerca de 61 000 autos que circulan en Cumbayá.

Como obra de compensación a la comunidad por el Botániqo, el fideicomiso del proyecto cederá un terreno y construirá una estación de buses para Cumbayá.

Rocío Peñaherrera, representante del Barrio Quinta Bertha (La Praga) que colindará con la estación, dice que además del tráfico de buses grandes que deberán soportar, la inseguridad y ventas ambulantes, la infraestructura requerirá la ampliación de vías como la Juan Montalvo, lo cual amenaza lugares históricos y ecológicos como la piscina de Cumbayá.

#ATENCIÓN | Polémica por proyecto inmobiliario en Cumbayá. ¿Qué dice el Municipio de Quito? » https://bit.ly/3uSdLmF

Posted by El Comercio on Thursday, June 3, 2021

Suplementos digitales