‘Los resultados de la vacuna anticovid CureVac…
Brasil, a un paso del medio millón de muertes: ̵…
Un hombre murió atropellado en el sur de Quito este …
¿Cambian las reglas en el tránsito en Quito tras res…
Ecuador estrechará lazos con Perú independientemente…
Israel planea el envío de un millón de vacunas a pun…
Al menos cinco presos muertos y 39 heridos por enfre…
ELN rechaza estar detrás de explosión de vehículo bo…

¿Qué peso tuvieron los votos nulos y blancos en la primera vuelta electoral?

El 19% de los votantes no acudió a las urnas durante la primera vuelta de las elecciones 2021 el pasado 7 de febrero del 2021. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

El 19% de los votantes no acudió a las urnas durante la primera vuelta de las elecciones 2021 el pasado 7 de febrero del 2021. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO.

En la primera vuelta electoral, del pasado 7 de febrero, el 19% de los votantes no acudió a las urnas. Este porcentaje muestra un aumento de hasta dos puntos porcentuales con relación a las dos anteriores elecciones del 2013 y 2017.

Sin embargo, este ausentismo no es tan alto si se toma en cuenta que el Ecuador lleva cerca de un año de pandemia, por el coronavirus. Por esta razón, es probable que las personas con voto facultativo hayan preferido no sufragar. En este grupo están personas de la tercera edad, con discapacidad, menores de edad, policías y militares; representan un 17% de la votación.

Si se analizan los datos históricos de las primeras vueltas electorales, desde 1978, un año antes de que el país retome la democracia, el ausentismo de los recientes comicios es de los más bajos, por lo que se concluye que el ecuatoriano busca tener una participación activa en los resultados electorales.

El promedio de ausentismo durante los 21 comicios analizados es del 25,5% con una mayor ausencia en el primer sufragio.

Para la politóloga Irene Vélez si bien los comicios recientes reflejaron un leve incremento en el ausentismo, no se debe generar una alarma. Precisó que en el último proceso se revelaron dos aspectos: los ecuatorianos mostraron una cultura por la democracia y su rechazo al sistema político actual.

“La mayoría de los analistas preveían un ausentismo de hasta el 30% como consecuencia del coronavirus; por más que haya habido un aumento, fue leve, no hay que verlo como algo peyorativo porque no se acercó a las proyecciones”.

A nivel provincial, Galápagos es la que más incremento el ausentismo respecto a la primera vuelta del 2017. Ese entonces no acudió a sufragar el 22,55% y este año el 27,10%.

El presidente del consejo de Gobierno, Norman Wray, señaló que ese aumento es consecuencia del impacto de la epidemia. “Un número importante de personas que tenían su domicilio en las islas, ha decidido retornar al continente, muchos de los residentes permanentes aún no han regresado”.

En la otra orilla, Cañar y Azuay son las jurisdicciones que más ausentismo redujeron entre 2017 y 2021. La primera provincia bajó de 33,60% a 23,72%. La segunda, de 23,89% a 21,04%, de acuerdo con los datos del CNE, hasta el viernes 19.

El director de la Delegación Electoral cañarense, Jhoe Coronel Ramírez, explicó que uno de los factores que incidió en ese fenómeno es por la depuración del padrón electoral. Recordó que la reforma al Código de la Democracia separó a los ciudadanos que durante los últimos cuatro procesos electorales no han asistido a votar o no han realizado tramites electorales.

Así, Azuay perdió 49 139 votantes y Cañar 36 201. Esa cifra es elevada considerando que provincias con mayor población perdieron una similar cantidad de votantes. Por ejemplo, Pichincha separó a 38 567, Guayas 63 689.

“La zona austral en sí tiene un alto índice de migrantes. La mayoría de las personas que han sido depurados del padrón viven mayoritariamente en Estados Unidos y tampoco han tenido el interés de sufragar en las circunscripciones del exterior”.

Desde el CNE se espera que, en la segunda vuelta electoral, el 11 de abril, haya una reducción del ausentismo. Diana Atamaint, presidenta del organismo, afirmó que se trabajará para evitar aglomeraciones en los recintos electorales.

En cuanto a los votos blancos, los datos muestran que el porcentaje ha ido bajando, pues en los ochentas llegó al 8%, mientras que para este año está en la media del 3%. Pero al igual que en el caso del ausentismo es un valor superior a los dos últimos comicios.

Hay una marcada tendencia a tener más votos blancos en primera vuelta que en segunda, en donde hay apenas dos candidatos a elegir.

Respecto a la anulación del voto, se ve que este porcentaje no ha bajado mucho: 9,5% en estos comicios frente al 11,8% que se registró en el 2006, el más alto desde 1978.

Al analizar solo las primeras jornadas electorales, el voto nulo de este 2021 está en tercer lugar luego del 2006 y 1992, en este último año el 10% de los sufragantes anularon su voto.

A diferencia de los votos blancos que bajan en segunda vuelta, en los nulos la tendencia es similar en ambas jornadas electorales.

La analista política, Rebeca Morla, puntualizó que el incremento de votos nulos respecto a la primera vuelta del 2017 tiene dos factores: al elector le cansó tener exceso de candidatos y cree que hubo confusión en el cambio en la forma de votar, pues esta vez fue en plancha y no unipersonal.

No obstante, Morla recordó que votar nulo o blanco en el escrutinio serán excluidos de los votos válidos. “Esto quiere decir que la votación se acorta, pues es menor la cantidad de sufragios válidos y eso tiende a favorecer a la fuerza política que está más consolidada y ha logrado mejores resultados”.