Evaluación ciudadana, clave en cobro de tasa de segu…
Bancos comunales son un soporte para 6 000 familias …
Calles y Asamblea, las dos vías de las movilizaciones
Los vacunados con Sinovac afrontan más limitaciones …
Ecuatorianos laboran bajo 42 tipos de contrato
En plena audiencia, un niño le pide al Papa su solideo
Informe acusa a Bolsonaro de agravar la pandemia por…
Trump anuncia lanzamiento de su propia empresa mediá…

La carrera por la Alcaldía va a paso lento en Quito

En agosto, Marcela Aguiñaga, presidenta de Revolución Ciudadana, lideró un evento con Luisa Maldonado. Foto: Tomada de la cuenta Twitter Luisa Maldonado

El clima preelectoral todavía no se siente en Quito. Cuando faltan aproximadamente un año y seis meses para las elecciones seccionales de 2023, solo una organización política ha anunciado oficialmente a su precandidato para llegar a la Alcaldía capitalina.

Otras agrupaciones ya analizan estrategias para disputar el sillón municipal, en medio de recurrentes escándalos que han caracterizado a la administración de Jorge Yunda.

Existe expectativa por el número de candidatos que podrían aparecer en la papeleta, considerando que en los dos últimos comicios seccionales se triplicó el número de postulantes a la Alcaldía.

En 2014 hubo seis aspirantes, mientras que en 2019 fueron 18 los candidatos inscritos.

Enrique Menoscal (izq.) anunció la precandidatura de Juan Ramón García (der.) por Centro Democrático, Lista 1. Foto: Cortesía Centro Democrático

Otro elemento a tomar en cuenta es que a inicios de agosto, el Consejo Nacional Electoral (CNE) empezó el proceso de cancelación de ocho partidos y movimientos nacionales, entre ellos Unión Ecuatoriana, que catapultó la candidatura del Alcalde removido.

Por ahora, el único movimiento que ha presentado a su precandidato para 2023 es Centro Democrático. Se trata de Juan Ramón García, subdirector nacional de la organización.

En 2019, García participó como candidato a concejal por el Distrito Norte, pero no alcanzó el cargo.

El aspirante plantea tres ejes de trabajo: ambiente, participación ciudadana y desarrollo económico y social. Llamó a organizaciones sociales a sumarse para la construcción de su plan de gobierno.

En los últimos días, el precandidato y Enrique Menoscal, director de Centro Democrático, efectuaron recorridos por los cantones de Pichincha, para difundir las directrices en las elecciones. Su objetivo es afianzar la presencia del movimiento con “nuevos liderazgos, políticamente jóvenes”.

El 20 de agosto, el Movimiento Creo renovó su directiva. En la cita estuvo presente el concejal Eduardo del Pozo. Foto: Cortesía

Otra figura que ha realizado trabajo territorial en las últimas semanas es la exconcejala y excandidata a la Alcaldía, Luisa Maldonado, quien alcanzó la segunda votación más alta en 2019 (18,42%), detrás de Jorge Yunda (21,39%).

Sin embargo, no atribuye esos recorridos a temas proselitistas sino a su condición de dirigente. “He estado en los barrios, haciendo trabajo dirigencial, como activista social”.

Lo que sí es claro es que el correísmo logró un impulso el viernes anterior, cuando el CNE reconoció oficialmente a Revolución Ciudadana como un movimiento político. El organismo aprobó el viernes el cambio de denominación de esa organización, que anteriormente se llamaba Fuerza Compromiso Social (FCS).

A finales de agosto, Maldonado y Marcela Aguiñaga, actual presidenta del movimiento Revolución Ciudadana, encabezaron un encuentro con colectivos de Pichincha “para fortalecer el proceso” del movimiento. “Como excandidata, el planteamiento que haría es una minga gigante, con todos los sectores. Quito es una sola ciudad y hay que levantarla en todo sentido”, apuntó Maldonado.

En las filas del movimiento Creo no se conforman con que su líder, Guillermo Lasso, haya llegado a la Presidencia de la República. La intención es fortalecer su estructura y tener una mayor representación en los Gobiernos Autónomos Descentralizados en 2023.

El concejal Eduardo del Pozo es el actual director de Creo en Pichincha. Dice que tienen la convicción de que las cosas pueden mejorar en la Alcaldía de Quito. Si bien aclara que aún no se han analizado precandidaturas, esperan llegar a los comicios “con los mejores cuadros de la organización”.

El edil reconoce que la gestión de Lasso en el Ejecutivo podría dar una mayor visibilidad “de manera más práctica” al proyecto político de Creo.

Uno de los perfiles que participó en las anteriores elecciones es Juan Carlos Holguín, actualmente embajador itinerante de temas estratégicos en el Gobierno. “Todavía no se ha analizado un nombre en particular. Tenemos muchos cuadros valerosos, muy correctos, con mucha capacidad para dirigir los destinos de la ciudad”, aseguró Del Pozo.
Por fuera del ámbito electoral en Quito, toman forma otras iniciativas ciudadanas.

Uno de esos proyectos es Ciudad Capital, que impulsará la participación en territorio para construir una agenda con miras al 2030. Una de las figuras de este programa es Jéssica Jaramillo, quien patrocinó el pedido de remoción contra el alcalde Yunda en el Concejo Metropolitano. Asegura que no está enfocada en un eventual proceso comicial, sino en ese programa participativo.

A pesar de que aún no se aprueba el calendario de los comicios de 2023, los movimientos tendrán al menos un año para definir candidatos.

Suplementos digitales