El ‘sexting’ entre adolescentes: ¿por qué se envían …
Al menos cinco muertos y 44 heridos en varios terrem…
El papa Francisco se reunió con Elon Musk
Los misteriosos ‘Peaky Blinders’ que atr…
Fallece en Guayaquil Francisco Huerta Montalvo
Leyendas y tradiciones ecuatorianas se transformaron…
Imágenes: Quito repara los daños que quedaron por el paro
Cuenta regresiva

Generación de empleo, tarea pendiente del Gobierno en su primer año de gestión

En noviembre, el Gobierno lanzo el Ecuador Open for Business, en busca de USD 30 000 millones en inversiones. Foto: Archivo / EL COMERCIO.

En los 12 primeros meses del Gobierno de Guillermo Lasso, el país ha tenido algunos avances en materia económica. Sin embargo, aún falta mucho para que ese mejoramiento se traslade al mercado laboral y se sienta en los hogares ecuatorianos.

Asimismo, el éxito de la vacunación contra el covid-19, que permitió una reactivación económica, no se tradujo en más plazas de trabajo.

Walter Spurrier, analista económico, señaló que, en materia fiscal, el Gobierno ha tenido ingresos importantes, gracias a una mayor recaudación tributaria y a los altos precios del petróleo en el ámbito internacional. Los recursos han sido destinados principalmente para reducir el déficit fiscal, que antes de la llegada de Lasso alcanzaba seis puntos del Producto Interno Bruto (PIB). Es decir, era una situación inmanejable, recalcó.

Más allá del mejor desempeño macroeconómico, hay cifras internas que reflejan un primer impulso de la reactivación económica tras la crisis generada con el inicio de la pandemia, en 2020. Entre otras están el crecimiento de las ventas internas; recaudación del impuesto al valor agregado (IVA); y el incremento de los depósitos en el sector financiero.

En marzo de este año, las ventas internas crecieron en un 12,3% en comparación con el mismo período de 2021. Y si la comparamos con el mismo mes del 2019 (prepandemia) es 5,1% más elevadas. Con respecto al IVA, en el primer cuatrimestre de este año se recaudaron USD 2 617 millones, 28% más que en igual período del 2021.

Los depósitos también crecieron. Hasta marzo de este año, se registró un incremento del 10,6% en bancos privados y en 25,9% en las cooperativas, en comparación con el mismo período del año anterior.

En un análisis de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes) se detalla que este dinamismo puede deberse a una mayor liquidez en la economía, generada principalmente por el ingreso de más divisas por exportaciones; el incremento de las remesas; y el aumento de los ingresos petroleros, que ha servido para que se paguen deudas a proveedores privados y a gobiernos locales.

Sin embargo, el empleo sigue deprimido. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en marzo de este año, el empleo adecuado llegó a 32,7% y aunque las cifras son mejores que en el mismo mes del 2021, aún no alcanzan los niveles prepandemia. Es decir, solo tres de cada 10 ecuatorianos tienen un empleo pleno.

Para generar plazas de trabajo se necesita inversión. El sector público no lo ha hecho y durante estos 12 meses tampoco no se ha conseguido que el sector privado tenga protagonismo. La iniciativa del Gobierno para atraer inversiones fue bloqueada por la Asamblea.

Spurrier considera que en el segundo año de gestión recién se verán resultados en algunas políticas implementadas por el Gobierno. Por ejemplo, estima que la producción petrolera pueda aumentar con las acciones planteadas. Si se llega a consensos, el experto prevé que se puedan lograr reformas a la legislación actual de inversiones. No obstante, para las reformas laborales ve el panorama más difícil. “Creo que ahí no hay futuro porque la oposición es intransigente y es mayoría”, finalizó.

‘En dos meses postulé a unas 20 vacantes en mi carrera’

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, los jóvenes y las mujeres tienen los peores índices de empleo en el Ecuador. Foto: Archivo / EL COMERCIO.

Ariana Salazar empezó a trabajar en una organización privada la semana pasada, después de estar, aproximadamente, dos meses desempleada. La joven de 29 años, con estudios y experiencia en Comunicación Corporativa, relató que envió unas 20 hojas de vida antes de encontrar su nuevo empleo.

Salazar ha estado dos ocasiones desempleada en un período de 12 meses. Hasta abril del 2021 trabajó en una institución pública. Su cargo era de libre remoción por lo que salió con el cambio de autoridades. Luego de dos meses, en junio, encontró un empleo en el sector privado. Aceptó aunque el salario era bajo, su objetivo era que le suban el sueldo con el transcurso de los meses, pero no fue así.

En marzo de 2022 nuevamente se quedó desempleada. La búsqueda de trabajo empezó al día siguiente de la terminación de su contrato. “Apenas salí de esa empresa empecé a buscar un nuevo empleo. Envié mi hoja de vida a todos mis contactos y todos los días buscaba en los portales de reclutamiento una oportunidad”.

Postuló a todas las ofertas relacionadas a su carrera, principalmente buscaba un puesto en comunicación, relacionas públicas o marketing digital. En su búsqueda tuvo más peso la experiencia que sus estudios, dijo. Ella es licenciada en Comunicación.

Su nuevo empleo lo consiguió después de que una organización la contactara a través de la plataforma Linkedin.
Salazar reconoce que mientras pasaban los días y semanas en el desempleo estuvo a punto de caer en la desesperación y ansiedad. Y aunque no tiene hijos y nadie depende de ella económicamente necesita recursos para pagar arriendo, alimentación y otros gastos personales, ya que vive sola en un departamento en Quito.

Mientras estuvo desempleada, sus padres le colaboraron con lo que necesitaba. “Pero yo sabía que no podía estar un mes más desempleado”, aseguró.

En su última búsqueda de trabajo se dio cuenta que los salarios que se ofrecen en la actualidad son bajos. “Creo que los sueldos no representan todas las actividades que te piden hacer y la experiencia que te solicitan”, dijo.

De acuerdo con su experiencia, se necesitan, al menos, dos meses de búsqueda intensa para encontrar un nuevo empleo en el Ecuador. Ella está feliz en su nuevo trabajo, sin embargo está consciente de que es temporal y por ello su búsqueda no ha terminado para lograr un trabajo más estable.

‘Exportamos por primera vez y necesitamos un impulso’

La empresa trabaja directamente con agricultores de chocho que siembran en diversas zonas de Cotopaxi y Chimborazo. Foto: Cortesía Alimentarte

La apertura comercial, que ha impulsado el nuevo Régimen, genera entusiasmo en algunas empresas para entrar a nuevos mercados.

Ese es el caso de Alimentarte SA BIC. Esta industria desarrolla soluciones alimentarias con base en los superalimentos ecuatorianos. El negocio se ha enfocado en la elaboración de Lupwi, que es una bebida de chocho, la cual destaca al grano andino. Actualmente, cuenta con tres variedades: mora, maracuyá y cacao fino de aroma, que es el último lanzamiento.

Esta compañía surgió en el 2015 y desde entonces comercializa su producto en el mercado nacional. Fue en julio del 2021 cuando realizó su primera exportación de unos 5 000 productos a Suiza, los cuales ingresaron a diversos puntos de venta en esa nación.

Ese acceso fue posible por el contacto con potenciales clientes, a través de ferias virtuales, comenta María del Pilar Mora, fundadora de la empresa.

Este anhelo de incursionar en el mercado internacional se vio pospuesto en el 2020, por la crisis logística generada por la pandemia del covid, recuerda Mora.

La empresaria explicó que la firma participó en diversos programas e iniciativas de exportación, impulsadas por la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) y por entidades públicas. Esto se realizó desde hace dos años antes de la exportación.

A raíz de ello, iniciaron un proceso de innovación y de perfeccionamiento del producto. “Por ejemplo, contamos con un etiquetado en dos idiomas, cumplimos con los parámetros nutricionales de la Unión Europea (UE), entre otros detalles”, dijo Mora.

Desde su surgimiento, esta empresa se ha enfocado en ejecutar un trabajo sostenible y de impacto. Es así que llevan a cabo procesos de comercio justo con los productores de chochos.

Es decir, ellos reciben un pago directo por la compra del producto. Estos campesinos, que son parte de la cadena de valor, son de las provincias de Cotopaxi y Chimborazo.

En este año, la empresa quiere nuevamente exportar a Suiza y otros mercados de la Unión Europea. Con la apertura comercial que se está impulsado también espera llegar al mercado estadounidense. Mora destacó que es importante que el Ecuador concrete acuerdos comerciales que beneficien e impulsen, sobre todo a las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes), con una menor carga tributaria.

Gobierno buscó ordenar las cuentas

Hace un año, Guillermo Lasso recibió un país con una economía complicada. Su principal objetivo fue ordenar cuentas y reducir el déficit fiscal: “Poner la casa en orden”. Afirma que lo ha logrado.

Las finanzas públicas mostraron cifras positivas en el primer cuatrimestre del 2022. El buen desempeño se debe al alto precio internacional del petróleo y a un aumento en la recaudación tributaria.

Entre enero y abril de este año, el Gobierno tuvo ingresos por USD 9 698 millones, un incremento del 19% comparado con el mismo período de 2021, cuando se lograron USD 8 129 millones, según la ejecución presupuestaria del Ministerio de Finanzas.

Solo en tributos, el Servicio de Rentas Internas (SRI) recaudó USD 6 653 millones durante este período, lo que representa un crecimiento del 37%, es decir, USD 1 780 millones más a lo recaudado en el primer cuatrimestre del año anterior.

Mientras que los ingresos por venta de petróleo en este lapso de tiempo llegaron a USD 1 018 millones, más del triple de lo registrado en los mismos meses del año pasado, cuando llegó solo a USD 260 millones.

Sin embargo, pese a los altos ingresos, se registró la menor ejecución del plan anual de inversiones en los primeros cuatro meses del año, comparado con iguales períodos de años pasados.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, reconoció que Lasso recibió un país en una situación complicada económicamente. Pero ya con las cifras de recaudación y con los mayores ingresos por el incremento del precio del petróleo tiene la oportunidad de destinar más recursos a la economía del país e invertir en la obra pública, en lo que le queda del 2022, explica el experto.

“Aunque esto signifique que se aleje un poco del programa del Fondo Monetario Internacional”, agregó.

La apertura comercial es prioridad

La apertura de Ecuador al mundo fue una de las principales premisas del actual régimen para atraer inversión extranjera e incursionar en el mercado internacional.

El sector productivo señala que existe la predisposición de lograr acuerdos comerciales. Están cercano el de México, hay avances para negociaciones con Estados Unidos y se han firmado memorandos de entendimiento con países como China y, recientemente, con Israel.

Para Miguel Ángel González, presidente ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), es importante que se aceleren estos acuerdos para incrementar las exportaciones y atraer mayor inversión. “Estamos avanzando, pero se requiere hacerlo mucho más rápido”, comentó.

Felipe Ribadeneira, presidente ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), señaló que hay un ambiente positivo para fortalecer la agenda comercial, “que tanto tiempo fue relegada”. Dentro de ello, se retomó el cuarto adjunto, para la participación del sector privado dentro de las negociaciones.

Estas acciones se han complementado con otras políticas públicas. Durante el primer mes de Gobierno, Guillermo Lasso declaró como prioridad la facilitación del comercio y de la producción, la simplificación de trámites y concretar una agenda de competitividad.

Dentro de ello, Ribadeneira destacó la reducción arancelaria de materias primas y bienes de capital, principalmente, Así como, la reducción paulatina del ISD.

No obstante, hay que avanzar en el tema de simplificación de trámites, sobre todo los aduaneros, coincidieron los empresarios. González aseguró que todavía no hay los resultados esperados en este tema.

Para los próximos meses, el sector espera que se insista en las reformas para atraer inversiones y mejorar la competitividad.

Producción de crudo, en bajos niveles

Duplicar la producción del número de barriles de petróleo en los próximos cinco años es el ofrecimiento del Gobierno. Es así que se espera pase de alrededor de 400 000 barriles diarios a 800 000.

No obstante, el primer año de Gobierno refleja cifras bajas. La producción total promedio diaria del primer trimestre de este año es 5% más baja que el mismo periodo de 2021, según datos del Banco Central.

El Gobierno ha señalado que esta caída se debe a la paralización ocurrida en diciembre y enero pasados, por la ruptura de los oleoductos, a causa de la erosión del río Coca. Por este percance, la producción diaria bajó a unos 223 000 barriles. Recién este mes, Petroecuador anunció que se ha recuperado el nivel, cuando un día se alcanzaron los 400 187 barriles.

Pero este no es el único problema para la baja producción, señaló Miguel Robalino, experto petrolero. En su opinión no existe una hoja de ruta clara para atraer la inversión en este sector. “En el país tenemos datos de certificación de reservas del 2018, con los cuales no se puede planificar”, aseguró.

El propio Gobierno nacional ha señalado que en muchos de los proyectos o intervenciones se requiere de forma urgente inversión privada. Petroecuador, por ejemplo, anunció que ya existen propuestas para reactivar pozos cerrados y captar e industrializar el gas asociado. Con ello, se espera incrementar la producción en 25 000 barriles de petróleo diarios.

Fernando Santos, ex ministro de Energía, dijo que esto puede ayudar en parte a la meta prevista, si se toma en cuenta también la explotación que ya se da en el área Ishpingo, recientemente con la incorporación del segundo campo.

Destacó que es necesario también trabajar en el cambio de modalidad de contratos y ofertar más campos a las compañías, para impulsar su papel.

La mujer tiene menos acceso laboral

El empleo tuvo una leve mejoría en marzo del 2022, sin embargo aún no llega a los niveles prepandemia.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en el tercer mes de este año, la tasa de empleo adecuado se ubicó en 32,7%. Tuvo un incremento de 1,1 puntos porcentuales frente a marzo de 2021. Pese a la mejoría estamos lejos de alcanzar las cifras que teníamos hace dos años, antes de la pandemia. Por ejemplo, en diciembre del 2019, la tasa de empleo adecuado se ubicó en 38,8%, en el ámbito nacional.

Se considera empleo adecuado cuando una persona trabaja 40 horas o más a la semana y gana, por lo menos, el salario básico, que es USD 425 al mes, durante el año.

El desempleo, por su parte, llegó a 4,8% y tuvo un ligero descenso de 0,1%, frente al mismo mes del año pasado.
Sin embargo, al desagregar por género se observa que las peores cifras siguen siendo de las mujeres. El empleo adecuado o pleno para el género femenino alcanzó el 27,8% y el de los hombres llegó a 36,2%.

Asimismo, existen más mujeres que hombre en el desempleo. La tasa para ellas es de 5,5% y para ellos llega al 4,3%.
En cuanto a las afiliaciones al IESS, desde mayo del 2021 se ha registrado un incremento. Pasó de 2,4 millones de afiliados con relación de dependencia a 2,5 millones en abril pasado, pero aún faltan más de 100 000 afiliaciones para estar como hace dos años.

Magdalena Barreiro, exministra de Finanzas, señala que la única forma de generar empleo es con inversión y lamentó que la Asamblea Nacional haya bloqueado una propuesta de ley para atraer inversiones, enviada por el Ejecutivo.

Además, dijo que tiene muchas expectativas de la visita de Guillermo Lasso a Israel, ya que ahora “solo el emprendimiento y la innovación permitirán generar nuevas plazas de trabajo”.