12 de January de 2012 20:14

Correa y Ahmadinejad estrecharon vínculos y analizaron la tensión en Oriente Medio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los presidentes de Ecuador e Irán, Rafael Correa, y Mahmud Ahmadinejad, estrecharon esta tarde los vínculos de sus países en una reunión en Quito para evaluar la situación en Oriente Medio y la cooperación bilateral.

En medio de estrictas medidas de seguridad y con fuerzas antimotines desplegadas en los alrededores, a las 15:20 llegó la comitiva del Mandatario persa al Centro Histórico de Quito, como última parada de su gira por la región, que previamente incluyó Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Ahmadinejad llegó en un vehículo 4X4 descapotable con sus manos haciendo la señal de la victoria. Caminó por la alfombra roja desplegada en las escalinatas laterales de la Casa de Gobierno hasta encontrarse con Correa, quien bajó de su despacho para saludarlo. De inmediato el Presidente ecuatoriano lo condujo hasta el balcón de Carondelet, donde saludaron a quienes se encontraban en la Plaza Grande. Allí flameaban seis banderas rojas del Partido Comunista Ecuatoriano, en señal de saludo al lìder del Régimen teocrático de Irán.

“Estoy seguro y convencido de que este encuentro y esta visita servirán a Irán para profundizar y estrechar las relaciones de amistad y hermandad”, declaró Ahmadinejad al iniciar el encuentro.

Por su parte, Correa ofreció a Irán todo el apoyo en favor de la “paz, el desarrollo y la verdad” del país musulmán.

“Siempre podrán contar con este país hermano para todos los esfuerzos por la paz, por el desarrollo, por la verdad, por la unión de toda la humanidad, sin patrones, sin dueños del mundo”, aseguró Correa.

[[OBJECT]]

Luego de saludar, ambos mandatarios y sus comitivas se trasladaron hasta los salones ubicados en la parte superior de la Presidencia de la República. Allí Correa y Ahmadinejad se reunieron a puerta cerrada.

El canciller Ricardo Patiño adelantó que en la cita se tratarían dos temáticas. La actual situación de tensión que se vive en el Golfo Pérsico, a causa del embargo petrolero que EE.UU. y la Unión Europea (UE) planean imponer a Teherán, por su plan de energía nuclear. Las potencias occidentales sospechan que Irán planea desviar ese programa nuclear hacia el desarrollo de armas.

Por estas circunstancias, el Departamento de Estado de EE.UU. exhortó a Ecuador y los otros destinos de Ahmadinejad a no profundizar ningún tipo de vínculo con Irán. Sin embargo, Correa advirtió que ningún país señalará con quién puede o no Ecuador tener relaciones bilaterales.

[[OBJECT]]

El segundo asunto a tratar -según Patiño- es el desarrollo de la relación bilateral entre ambos gobiernos, en los últimos cinco años. Sin embargo, las cifras del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones, hasta octubre del 2011 las ventas de productos ecuatorianos hacia ese país apenas llegó a las USD 945 000. Mientras que la inversión directa iraní no ha pasado de los USD 13 000.

Antes de concretarse la visita oficial de Ahmadinejad, Correa señaló que espera que vuelva analizar la posibilidad de que Irán financie el proyecto de la Refinería del Pacífico. Ese tema ya ha sido abordado en el pasado, aunque sin concretarse el respaldo iraní. Tampoco cuajó la participación de Irán en el proyecto hidroeléctrico Quijos-Baeza, que finalmente se levantará con fondos de China.

Ahmadinejad llegó al mediodía a Guayaquil, procedente de La Habana, donde lo recibió el canciller Patiño. Posteriormente viajó a la Base Aérea de Quito, donde fue recibido con honores.

[[OBJECT]]

A inicios de la noche, Correa acompañaba a su huésped a la Asamblea Nacional para reunirse con su presidente, Fernando Cordero, antes del retorno de los visitantes horas después.

“La única identidad entre el presidente iraní y el presidente Rafael Correa es un desprecio absoluto a la democracia y a los derechos humanos”, declaró el asambleísta de derecha Enrique Herrería.

Los diputados de oposición ya expresaron su rechazar, por considerar que Ahmadinejad representa un gobierno violador de derechos humanos y señalado por la comunidad internacional por sus vínculos con actos terroristas. El Presidente iraní regresará mañana a Irán. Esta noche se hospedará en el Swissôtel, en el centro-norte de la capital.

Frente a la embajada iraní, unas 50 personas realizaron un plantón en contra de la visita de Ahmadinejad a quien declararon persona no grata “por ser promotor de la opresión en contra de la mujer y las minorías sexuales”.  

En la protesta participaron miembros del movimiento “kbrea2” quienes portaron banderas, pitos y carteles con fotografías de mujeres musulmanas con rostros y cuerpos golpeados.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)