La pandemia incrementó la resistencia a antimicrobianos
El rol de las FF.AA., en manos de la Asamblea
Melany Pacheco continúa desaparecida después de seis…
Pico y placa en Quito: Restricciones para este jueve…
Usuarios peruanos en Twitter confundieron cuenta de …
Estos son las resoluciones del COE sobre el uso de m…
CNE convoca a la ciudadanía a participar del referén…
Fiscalía investiga a Pedro Castillo por rebelión y c…

Tramo de oleoducto colombiano es dinamitado en ataque atribuido a las FARC

Presuntos guerrilleros de las FARC volvieron a atentar este domingo contra las infraestructuras del golpeado suroeste colombiano con la voladura de un tramo de un oleoducto procedente de Ecuador, informaron autoridades locales.

Víctor Gallo, alcalde de Tumaco, un pueblo que lleva nueve días sin energía eléctrica, dijo a la AFP que cerca del lugar “ fue dinamitado un tramo del oleoducto ” Trasandino y que la petrolera estatal Ecopetrol ya activó un plan de contingencia ante el riesgo de afectación de ríos y arroyos.

El oleoducto Trasandino tiene una extensión de 306 kilómetros y transporta crudo desde Ecuador hasta el puerto de Tumaco, uno de los más importantes en el Pacífico colombiano.

Gallo señaló que en la zona del ataque operan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) y recordó que su empobrecido municipio lleva dos semanas siendo objeto de una ofensiva guerrillera contra sus infraestructuras.

Los 190.000 habitantes de Tumaco se han quedado sin suministro eléctrico por el sabotaje a seis torres, dos de las cuales no han podido ser sustituidas porque se encuentran en un resguardo indígena en el que también fueron sembradas minas.

Esos explosivos han provocado la muerte de cinco personas -dos indígenas, un soldado y dos trabajadores de la empresa Centrales Eléctricas de Nariño- y el temor de unas 400 personas que se han resguardado en una escuela, resaltó el alcalde.

 Gallo hizo un llamado al gobierno colombiano para que refuerce la seguridad en la zona pero también para que implemente un plan especial de apoyo a proyectos productivos que permitan a la población abandonar el cultivo de coca.

  “ Esos cultivos y el control de las rutas del narcotráfico son el combustible que alimenta la presencia de grupos armados ” , subrayó.

 Las FARC, a las que el gobierno acusa de financiarse a través del narcotráfico, protagonizan regulares ataques contra las infraestructuras de energía tanto en el suroeste colombiano como en las áreas próximas a la frontera con Venezuela.