Francia aprueba la prohibición de terapias de reorie…
Turista neerlandesa multada por hacer saludo nazi en…
Depósito marino causa derrame de 20 toneladas de pet…
El Papa pide paz en Ucrania: ‘Por favor, nunca…
Berlusconi, hospitalizado en Milán con una infección
Hungría donará a Ecuador 150 000 dosis de AstraZeneca
El relleno sanitario de El Inga será cerrado
Alfonso Terán: ‘No podemos estar aislados, eso es te…

Un médico alertó sobre el nuevo coronavirus, pero fue silenciado por las autoridades chinas

a finales de diciembre el médico oftalmólogo Li Wenliang, del Hospital Central de Whuan, epicentro del virus, “detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS”

a finales de diciembre el médico oftalmólogo Li Wenliang, del Hospital Central de Whuan, epicentro del virus, “detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS”

A finales de diciembre de 2019 el médico oftalmólogo Li Wenliang, del Hospital Central de Whuan, epicentro del virus, “detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS”. Foto: Captura Twitter

El nuevo coronavirus avanza. Hasta la mañana de este martes 4 de febrero, el mal ha matado a 427 personas en China, y uno en Filipinas, el único caso que se conoce de alguien que falleciera fuera del país en donde brotó la epidemia.

El coronavirus ahora amenaza a Shangái, el corazón económico del país. Y las zonas de su alrededor ha sido puesto en cuarentena, la más cercana a solo 175 kilómetros de Shangái, que tiene 24 millones de habitantes, con 219 casos confirmados, una muerte, y 12 que se han recuperado.

El viernes 31 de enero de 2020, Ma Guoquiang, secretario del Partido Comunista Chino, se reconoció “lleno de culpa y remordimiento”. ¿La razón? “Si hubiera tomado antes medidas restrictivas, el resultado habría sido mejor de lo que es hoy”.

Medidas restrictivas sí tomaron las autoridades chinas. Según una publicación de la BBC, a finales de diciembre el médico oftalmólogo Li Wenliang, del Hospital Central de Whuan, epicentro del virus, “detectó siete casos de un virus que se asemejaba al SARS”, la epidemia que afectó a China y al mundo entre el 2002 y el 2003.

El 30 del último mes del año pasado, Li envió un mensaje de chat a sus colegas, alertándolos de este brote y les recomendó las precauciones necesarias. Sin embargo, cuatro días después tuvo una visita de funcionarios de Seguridad Pública y le obligaron a firmar una carta en la que se lo acusaba de “hacer comentarios falsos” que “habían perturbado severamente el orden social”.

“”Le advertimos solemnemente: si sigue siendo terco e impertinente, y continúa con esta actividad ilegal, será llevado ante la Justicia ¿se entiende?”.

Debajo, Li escribió: “Sí, entiendo”, reseña la publicación de la BBC.

Ahora las autoridades le ofrecieron una disculpa. Pero lo cierto es que Li está contagiado con el virus, según divulgó en la red social china Weibo.

Lo que recibió, en cambio, fue una ola de comentarios que lo respaldaban y los usuarios lo han declarado un héroe.

Suplementos digitales