Se abre debate en Alemania sobre restricciones para …
César Monge, director de Creo y exministro de Gobier…
El combate de Jambelí dejó una huella en los familia…
Dispositivo de conducción ósea ayuda a oír a pequeño…
Los altibajos de 25 alcaldes trazaron el rumbo de Quito
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 25 de julio del 2021
Vicepresidente Alfredo Borrero: ‘Con vacunas u…
Argumentos enfrentados sobre el proyecto inmobiliari…

Johnson niega que su gestión de la pandemia haya costado vidas

El primer ministro Boris Johnson desestimó las acusaciones de su exasesor sobre el manejo de la pandemia. Foto: Reuters

El primer ministro británico, Boris Johnson, rechazó este jueves 27 de mayo del 2021 las acusaciones vertidas ayer por su exasesor, Dominic Cummings, que dijo que su mala gestión de la pandemia causó “muertes innecesarias” en el Reino Unido.

En declaraciones a la prensa durante un acto oficial, el líder conservador sostuvo que su Gobierno y él hicieron desde el principio “todo lo posible”, con la determinación de “salvar vidas” y evitar que colapsara el sistema público de salud.
Preguntado si, tal como alegó Cummings, no está “capacitado” para gobernar, Johnson contestó: “algunos de los comentarios que he escuchado no guardan relación con la realidad”.

Momentos antes, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, aseguró, en una comparecencia urgente en la Cámara de los Comunes, que “no son ciertas” las “graves” alegaciones que hizo contra él el mismo asesor, que le acusó de haber mentido a sus colegas de gabinete en numerosas ocasiones el año pasado.

“He sido directo con la gente en público y en privado a lo largo” de esta crisis, declaró, para añadir que la actitud del Ejecutivo “ha sido franca, transparente y explicativa” sobre lo que sabía y lo que no del covid.

El titular de Sanidad briánico hizo esta declaración después de que el Partido Laborista, en la oposición, pidiera hoy su dimisión por haber presuntamente engañado sobre decisiones clave de su ministerio.

La “número dos” de la formación, Angela Rayner, dijo a la cadena pública BBC que existen indicios de que Hancock “ha engañado y mentido intencionadamente”.

“Ningún ministro que mienta a los ciudadanos, especialmente con las consecuencias que hemos tenido, debe permanecer en su puesto”, afirmó.

Cummings, que renunció como asesor el pasado noviembre, manifestó ayer ante dos comisiones parlamentarias que Hancock hubiera tenido que ser cesado “al menos 15 o 20 veces” por sus constantes mentiras al Ejecutivo, entre las que citó prometer, y luego incumplir, que los adultos mayores hospitalizados serían sometidos a pruebas de covid antes de ser devueltos a sus residencias.

El exasesor criticó en general la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Johnson y acusó al primer ministro de “no estar capacitado para el cargo”, reinar “en el caos” y “cambiar de opinión más de diez veces al día”.