La esclavitud en las colonias, a través de una bravía mulata
Postales que dejó el eclipse anular solar
Trazos de un protagonista de la vida nacional
Urbes ‘pet friendly’ exigen más compromiso al dueño
La paternidad por partida múltiple eleva el sacrificio
Los destellos de luz en la cumbre Biden-Putin
‘Sensaciones’, 30 años de un filme con espíritu musical
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 20 de junio del 2021

Boko Haram publica un video que muestra a estudiantes secuestrados en Nigeria

En el video, de seis minutos y medio, los secuestradores enseñan a los niños, algunos de ellos llorando, y aseguran que se encuentran en buen estado de salud

En el video, de seis minutos y medio, los secuestradores enseñan a los niños, algunos de ellos llorando, y aseguran que se encuentran en buen estado de salud

En el video, de seis minutos y medio, los secuestradores enseñan a los niños, algunos de ellos llorando, y aseguran que se encuentran en buen estado de salud. Foto: Captura

El grupo yihadista nigeriano Boko Haram publicó este jueves 17 de diciembre de 2020 un vídeo que supuestamente muestra a varios de los más de 300 estudiantes secuestrados el pasado viernes en una escuela de educación secundaria en el noroeste de Nigeria.

En el video, de seis minutos y medio, los secuestradores enseñan a los niños, algunos de ellos llorando, y aseguran que se encuentran en buen estado de salud, según el portal informativo local HumAngle, que obtuvo la cinta y está especializado en conflictos.

“Hemos sido capturados por la banda de Abu Shekau (Abubakar Shekau, líder de Boko Haram). Algunos de nosotros fueron asesinados“, afirma un escolar visiblemente angustiado en inglés y hausa (idioma hablado en el norte de Nigeria), mientras se escucha de fondo una voz que parece indicarle qué decir.

Los nigerianos se toman las calles para exigir que los chicos estén de vuelta

Manifestantes marcharon en el noroeste de Nigeria el jueves 16 de diciembre con pancartas que decían #BringBackOurBoys (Devuelvan a nuestros niños), mientras crece la presión sobre el gobierno para que mejore la seguridad en la región y asegure la

Los padres temen que se esté acabando el tiempo para recuperar los chicos. El grupo islamista Boko Haram, que dijo en un mensaje de audio no verificado que estaba detrás de su secuestro de una escuela el 11 de diciembre, tiene un historial de convertir cautivos en combatientes yihadistas.

La participación de Boko Haram en el noroeste de Nigeria marca una expansión geográfica en sus actividades.

En la ciudad de Katsina, decenas de personas marcharon por las calles en respuesta a un llamado de la Coalición de Grupos del Norte (CNG), un organismo de la sociedad civil que se enfoca en el bienestar de los nigerianos del norte. Algunos corearon “Salven el norte de Nigeria”.

El hashtag #BringBackOurBoys ha sido tendencia en Twitter en los últimos días y se hace eco de una campaña que se lanzó para recuperar a más de 200 niñas secuestradas por Boko Haram en 2014.

“El norte de Nigeria ha sido abandonado a merced de malvados insurgentes, bandidos, secuestradores, asaltantes armados, violadores y una variedad de criminales empedernidos”, declaró Balarabe Ruffin, coordinador nacional de CNG.

Ruffin dijo que había un “gran vacío en la voluntad política y la capacidad del gobierno para desafiar” a los secuestradores, que secuestraron a los niños de la escuela secundaria de ciencias gubernamentales para niños en la ciudad de Kankara en el estado de Katsina.

Alrededor de 320 niños siguen desaparecidos, informó el gobierno del estado de Katsina.

A última hora del miércoles, el gobernador del estado de Katsina, Aminu Bello Masari, dijo al servicio de BBC Hausa que los niños desaparecidos estaban en los bosques del vecino estado de Zamfara.

Un asistente de Masari sostuvo que soldados y oficiales de inteligencia habían estado peinando el bosque de Rugu, que se extiende por los estados de Katsina, Zamfara, Kaduna y Níger.

Expertos en seguridad regional dicen que los menores podrían ser llevados por la frontera cercana a Níger, lo que haría más difícil encontrarlos.”, afirma un escolar visiblemente angustiado en inglés y hausa (idioma hablado en el norte de Nigeria), mientras se escucha de fondo una voz que parece indicarle qué decir.