17 de diciembre de 2019 00:00

Movilidad eléctrica demanda incentivos

La compañía Saucinc, que tiene una flota de 20 buses, es la pionera en transportación eléctrica en Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

La compañía Saucinc, que tiene una flota de 20 buses, es la pionera en transportación eléctrica en Guayaquil. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 8
Jorge González
Jorge González. Redactor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Guayaquil tiene una estrategia para impulsar nuevos proyectos de transportación eléctrica en el 2020. El Concejo Cantonal discutirá el jueves, en primer debate, la ordenanza para entregar USD 850 000 anuales para incentivar una movilidad urbana más limpia.

El plan municipal contempla entregar un aporte de USD 4 000 para la adquisición de cada taxi eléctrico. Al año se calcula cofinanciar 100 autos. Además, se otorgarán USD 15 000 para la compra de cada bus eléctrico; 30 por año.

Los primeros 50 taxis eléctricos ya están en la Aduana. Este proyecto, impulsado por la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) y el Cabildo porteño, se suma a los 20 buses eléctricos de la compañía Saucinc, que ya circulan entre el norte y el centro de la ciudad. También a la primera electrolinera que se instaló a un costado del Parque Samanes, en el norte.

Andrés Roche, gerente de la ATM, destacó la migración de la movilidad convencional a la eléctrica en la urbe. Las autoridades y el sector privado de la transportación coinciden en que se deben crear incentivos tanto a escala local como nacional para dar este salto.

Movilidad eléctrica demanda incentivos

Un avance es el funcionamiento de la primera electrolinera en el país. Esta se construyó sobre 5 000 m², tiene 20 cargadores rápidos y una potencia instalada total de un megavatio. El lugar tiene capacidad para abastecer a 500 vehículos diarios. La inversión ascendió a USD 600 000 y se construyó en 90 días.

La electrolinera puede cargar la batería de un auto eléctrico del 0 al 100% en 1,15 horas, mientras que para los buses ese lapso es de 3,5 horas.

Un taxi eléctrico, que se cargue al 100%, paga un promedio de USD 9, mientras que un vehículo que consuma combustibles fósiles cancela USD 17.

En cambio, un bus de transporte público eléctrico paga USD 24, a diferencia de un micro convencional que gasta USD 60 en gasolina.

Los usuarios de la electrolinera incluso pueden acceder al servicio gracias a una aplicación para dispositivos Apple y Android, que sirven para simplificar el trámite del pago.

La propuesta de la ATM es que la Agencia de Regulación y Control de Electricidad (Arconel) reforme el pliego tarifario para que se incentive el uso de vehículos eléctricos.

Por ahora, el valor de la tarifa eléctrica nocturna para buses y taxis que se cargan con electricidad es la misma que para el sector industrial, es decir 8 centavos por kw/h, según la página de la Arconel.

La propuesta es que el Gobierno Nacional apruebe una tarifa de al menos 4 centavos por kw/h, que se convierta en un verdadero incentivo.

En Guayaquil también se aprobará el instructivo para concursar por ocho estaciones en el centro de la urbe. En esas instalaciones solo podrán trabajar los taxis eléctricos.

La alcaldesa Cynthia Viteri explicó que el Municipio tiene prevista la aprobación de la apertura de otros 20 puntos de carga en distintos sectores.

BYD es la compañía que ha estado impulsando la nueva modalidad en transporte. Su gerente en Ecuador, Jorge Burbano, dice que el propietario de un taxi eléctrico se ahorra 65% en combustible y 60% en mantenimiento. En buses con aire acondicionado, se gasta 50% menos en combustible y 50% en mantenimiento.

Burbano explicó que además de los proyectos en Guayaquil se han implementado 35 taxis eléctricos en Loja. En esa ciudad también funcionan dos sitios para la carga rápida.

BYD ve con optimismo el 2020 para la movilidad eléctrica en Ecuador. El Municipio de Quito y el Gobierno Nacional firmaron un convenio, el 6 de diciembre, para financiar la compra de 300 buses eléctricos para la movilidad sostenible. “Aparte de reducir la contaminación del aire, se atrae inversión privada y se fomenta la creación de empleo”, añade Burbano.

El financiamiento es clave para una movilidad sustentable. Un taxi eléctrico tiene un costo promedio de USD 35 000 y un bus, USD 400 000. La primera flota de buses eléctricos en Guayaquil recibió un crédito de la CFN de USD 7,6 millones. El Gobierno Nacional anunció que se ampliarán las líneas de crédito.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)