25 de junio de 2019 00:00

Michael Fitzpatrick: ‘No tenemos interés en construir una base militar’

Entrevista Michael Fitzpatrick  Embajador de EE.UU. en Ecuador

Entrevista a Michael Fitzpatrick, nuevo embajador de Estados Unidos en Ecuador. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 26
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Jorge R. Imbaquingo
Editor (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Entrevista a Michael Fitzpatrick, embajador de Estados Unidos en Ecuador. Fitzpatrick fue entre 2016 y 2018 subsecretario Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental a cargo de la Región Andina, Brasil y el Cono Sur. También fue representante ad interim de los Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA) entre 2014 y 2016.

El anterior embajador dijo que hay que ayudar al Gobierno. ¿Qué significa eso ahora que usted está al frente de la Embajada?

Quisiera agradecerle a Todd Chapman, no solo por su desempeño como embajador sino por haber tenido la posibilidad de acompañar al presidente Lenín Moreno en todo lo que el Gobierno ecuatoriano ha querido hacer y quiere mantener con los EE.UU. como un socio. Mi reto personal es encontrar formas que puedan dinamizar aún más las relaciones bilaterales que ahora son excelentes, para continuar y mantener las áreas de colaboración para que Ecuador sea democrático, seguro y próspero.

El embajador Francisco Carrión definió a esta etapa como haber avanzado de la sorpresa a la confianza. ¿Lo siente así?

Estoy de acuerdo con el embajador Carrión, estamos entrando en una etapa nueva de confianza y hay que seguir construyendo eso. Es cierto que ha habido momentos de sorpresa por los dos lados, francamente. Lo que pasa es que cuando hay más acercamientos de dos partes, hay más posibilidades de minimizar la sorpresa y si hay más comunicación hay mejor entendimiento mutuo y mejores posibilidades de actuar conjuntamente. Quisiera dinamizar estas áreas de colaboración. Pero también quiero buscar áreas nuevas que quizás serían una sorpresa. Precisamente, porque hemos estado apartados tanto tiempo.

El tema de la migración aún no está sintonizado. ¿Qué debe haber entre Ecuador y EE.UU. para que haya una nueva o una mejor política de migración?

Es cierto que es un tema sensible. En cualquier país. Obviamente en EE.UU. y en Ecuador. Cada país tiene sus retos de la migración, cada país, cada nación tiene su obligación de proteger a sus ciudadanos y que cuando haya migración que sea en una forma ordenada, segura y legal para todos.

Ya no hay restricción para que los ecuatorianos vayan a México. ¿Se afectará la relación entre Ecuador y EE.UU., al haber un espacio para cruzar a su país?

Quizás. Todo depende de los viajeros ecuatorianos. Si desean entrar de una forma ilegal, esto puede tener un efecto. Si viajan para disfrutar de México, no hay problema. Cada vez vemos que hay cada vez más y más lazos familiares entre Ecuador y los EE.UU. Creo que hay más de un millón de ecuatorianos que tienen familiares en EE.UU. Y cada vez hay un mayor flujo de estudiantes, de turistas, en las dos direcciones. Hoy voy a Cuenca, donde hay una alta cantidad de estadounidenses. Los norteamericanos también deben respetar todas las leyes migratorias de Ecuador.

¿Cuál va a ser la colaboración de los EE.UU. para resolver el problema regional del narcotráfico?

Es un problema global. Nos afecta a todos. Ningún país puede arreglar el problema de narcotráfico trabajando solo. Siempre hay que buscar formas de colaborar internacionalmente. Ahora con el presidente Moreno hay más interés de colaborar en áreas nuevas. Puede ser en capacitación, en patrulla marítima, no solo en para el tema de narcotráfico sino para el medioambiente. Tenemos un programa nuevo en Guayaquil para seguridad de contenedores que es prioritario. No hablo solo en el nivel de gobiernos, sino con el sector privado.

¿Hay el deseo de tener una base militar estadounidense en Ecuador?

Permítame hablar francamente y con claridad. No tenemos ningún interés en construir ni firmar un acuerdo para establecer una base militar en Ecuador. Punto final. Queremos colaborar con el Gobierno, con la sociedad en la lucha contra varios flagelos internacionales, pero eso no significa que habrá una base militar norteamericana en Ecuador.

¿Cuántos aviones vendrán a Ecuador para ayudar a controlar la Costa?

Todo depende del Gobierno de Ecuador. Hemos ofrecido desde septiembre del 2018 patrullas marítimas, básicamente vuelos de vigilancia y que toda la información sea compartida para que los oficiales de Ecuador puedan actuar en tiempo real para contrarrestrar a los narcotraficantes. También tenemos limitaciones de aviones y de equipos, y depende también de cómo reaccionen los narcotraficantes.

El ministro de Defensa dijo que Galápagos es un portaaviones natural. ¿Qué le merece las reacciones que vinieron después?

No he tenido la oportunidad de conocer al ministro. Tampoco estuve aquí cuando lo dijo. No voy a reaccionar al tema. Es potestad del Gobierno de Ecuador decidir cómo, cuando y en qué formas quieren nuestro apoyo o ayuda para la lucha antinarcóticos. La idea de que haya áreas donde se pueda colaborar es interesante, siempre y cuando esté en línea fija con la Constitución y la protección del medioambiente, como en el caso de las Galápagos.

¿Cuál es su política para fortalecer el comercio?

EE.UU. es el socio número uno de Ecuador. Esto no va a cambiar. Queremos profundizarlos, ampliar el mercado de los dos países con más intercambio. En ciertas áreas, Ecuador tiene una gran ventaja, en la agricultura por ejemplo, porque importamos más vegetales y frutas que lo que mandamos a Ecuador. Hoy vi, por ejemplo, la carne angus de Estados Unidos en el supermercado, pero estaba carita. Eso hay que mejorar. Vamos a ampliar la variedad de productos en los dos países, mejoraremos los precios en los dos países. Cuando hay la voluntad política de las dos partes hay muchas posibilidades. Y eso es donde estamos ahora.

¿Es un buen momento?

Es un momento fantástico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (11)