28 de diciembre de 2018 00:00

Investigación sobre el triple secuestro se amplía hasta marzo

Ayer, los familiares del equipo de prensa hablaron tras la reunión con las autoridades. Foto: Julio Estrella / El COMERCIO

Ayer, los familiares del equipo de prensa hablaron tras la reunión con las autoridades. Foto: Julio Estrella / El COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 17
Triste 0
Indiferente 10
Sorprendido 0
Contento 2
Sara Ortiz

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Equipo de Seguimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cuenta con el aval del Estado para continuar su trabajo en torno a los secuestros del periodista Javier Ortega, del fotógrafo Paúl Rivas y del conductor Efraín Segarra.

De acuerdo con el cronograma presentado en julio, el equipo de la CIDH tenía previsto culminar su investigación y presentar su informe final el lunes 31 de diciembre. Ahora, el plazo se extiende un trimestre, es decir hasta marzo del 2019.

En ese mes también se cumple un año del plagio, que derivó en el asesinado del equipo de prensa de este Diario.

Estos crímenes fueron perpetrados por milicianos del Frente Óliver Sinisterra.

La noticia sobre la extensión del plazo la anunciaron los familiares del equipo de prensa. Ellos se reunieron ayer 27 de diciembre del 2018, por tres horas, con los ministros del Justicia y del Interior, Ernesto Pazmiño y María Paula Romo. Además, estuvo el canciller José Valencia y los representantes del Ministerio de Defensa y de la Procuraduría.

Se trató de la primera cita con las autoridades del Gobierno, después de que se confirmara el crimen de los profesionales y tras la renuncia de los anteriores ministros.

Los hechos que se investigan ocurrieron en las fronteras de Ecuador y de Colombia. Por eso, Ricardo Rivas, hermano del fotógrafo, señaló que en los próximos días se extenderá el pedido al Gobierno colombiano, para que también permita que el trabajo del organismo internacional se prolongue en ese territorio.

Yadira Aguagallo, pareja del fotógrafo, resaltó que el nuevo plazo le permitirá a la CIDH ahondar en sus investigaciones y que el informe que entregue debe ser “un precedente”.

La idea es que a través del documento se “permita la no repetición de los hechos, se garanticen los derechos de los periodistas y los derechos de la población ecuatoriana en general a transitar libremente y no ser objeto de secuestros y asesinatos en el cumplimiento de su trabajo”, reiteró.

En la reunión del 6 de diciembre, en los Estados Unidos, el procurador Íñigo Salvador pidió a los comisionados de la CIDH que finalicen su trabajo antes del 31 de diciembre de este año y que el equipo se abstenga de realizar un peritaje a la seguridad de la frontera entre Ecuador y Colombia. Además, solicitó que se archiven las medidas cautelares a favor de Javier, Paúl y Efraín.

En esa misma sesión, Edison Lanza, relator para la Libertad de Expresión, alegó la necesidad de ampliar el tiempo de trabajo. La intención es cumplir con las pericias planteadas y “agotar todas líneas de investigación para alcanzar la verdad de lo ocurrido”.

Después de la reunión en la CIDH, a su regreso al Ecuador, el Procurador reiteró: “Que el Equipo de Seguimiento Especial no haya aprovechado el tiempo que tenía a su disposición para concluir el trabajo no es algo que pueda ser imputado al Estado ecuatoriano”.

Para Galo Ortega, padre del periodista, el que se alarguen las investigaciones de la CIDH es un motivo de alegría. Él acudió a la reunión portando cadenas alrededor del cuello, como una medida de protesta.

Dijo sentirse “muy contento” con los compromisos alcanzados ayer en la cita.

Antes de que el Estado aceptara el pedido de los familiares, el padre se había planteado iniciar una huelga de hambre.

Otro tema que se abordó en la cita fue la necesidad de que el Gobierno cumpla con su compromiso de desclasificar la información respecto al secuestro del equipo de prensa.

Sobre este tema, Ricardo Rivas indicó que el 3 de enero se reunirá el Consejo de Seguridad del Estado (Cosepe) y allí se evaluará qué documentos pueden ser liberados.

Dijo que son siete ofrecimientos que se han hecho y que la entrega de información no ha sido completa. 

De hecho, en julio, los familiares calificaron como una “burla” los documentos reservados que el Estado les entregó sobre el caso. En ese paquete se incluyeron notas de solidaridad y condolencias, líneas de tiempo, fotografías de las credenciales y cédulas de sus familiares y boletines.

Sobre la reciente muerte de alias ‘Guacho’, cabecilla del grupo Óliver Sinisterra, Rivas resaltó que ese no fue un pedido ni el deseo de las familias, sino que al contrario: esperaban que lo atraparan con vida para que hablara del secuestro. Pero los allegados dijeron que esa no es la única vía para saber la verdad y que esperan un compromiso de las autoridades judiciales para investigar.

Los parientes también dijeron que la muerte del armado no significa el cierre de las investigaciones, sino que tanto la Fiscalía ecuatoriana como colombiana mantienen abiertos expedientes sobre el caso.

En el ámbito legal, las familias aprovecharon la cita para explicar a los ministros del Interior y de Justicia las acciones que ha realizado la Fiscalía. El caso se encuentra en indagación previa y es reservado.

Xavier Andrade, abogado de las familias, aseguró que en la reunión, la Ministra del Interior se comprometió a que los policías que sean llamados a rendir versión en la Fiscalía se presenten y no dilaten la investigación. Eso también incluye a los oficiales que chateaban con alias ‘Guacho’ antes de que ocurriera el triple secuestro.

La Cronología

26/03/2018
El equipo de prensa de EL COMERCIO, conformado por Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra, es secuestrado en Mataje, en Esmeraldas.

13/04/2018
El presidente Lenín Moreno confirma el crimen de los profesionales, tras dar un plazo de 12 horas a los captores para que presenten pruebas de vida.

20/08/2018
El Equipo de Seguimiento de la CIDH visita el Ecuador. Edison Lanza (foto), relator para la Libertad de Expresión, se reúne con las familias.

01/11/2018

La CIDH difunde un informe preliminar, en el que insta al Estado ecuatoriano a que abra nuevas líneas de investigación y analice el contexto del secuestro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (1)