24 de agosto de 2019 00:00

Internet gratuito llega a las parroquias de Esmeraldas

Los estudiantes de la Unidad Educativa San Mateo tienen acceso a la red, hace un mes. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Los estudiantes de la Unidad Educativa San Mateo tienen acceso a la red, hace un mes. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Marcel Bonilla

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Por primera vez, los estudiantes y los habitantes de Malimpia, San Mateo y Montalvo, zonas rurales de Esmeraldas, se conectaron a una red de Internet en sus comunidades.

Las tareas de la escuela o del colegio, y los precios del cacao, la papaya o el pescado son las principales consultas que realizan en sus dispositivos.

Desde hace un mes, cuando se instaló la primera antena en la parroquia San Mateo (Esmeraldas), los jóvenes acuden al parque, para bajar textos de consulta y revisar páginas educativas. El sistema restringe el acceso a páginas pornográficas, ocio, películas y videos.

Por ahora, 3 500 estudiantes de las zonas rurales de tres cantones de la ‘Provincia Verde’ acceden a este servicio, a través de un proyecto de Internet rural gratuito impulsado por la Prefectura.

Las otras parroquias son Malimpia (Quinindé) y Montalvo (Rioverde); en esta última, el proyecto fue inaugurado el pasado miércoles 21 de agosto del 2019.

El acceso a la red en la provincia


Es la primera vez que estas parroquias cuentan con Internet abierto para la comunidad educativa. Los equipos están instalados cerca de las unidades educativas y de los parques de las cabeceras parroquiales.

Williams Tenorio, estudiante del tercer año de Bachillerato en Ciencias de la Unidad Educativa San Mateo, realiza consultas en su teléfono y dedica cuatro horas a la semana; antes debía hacerlo en un local.

En San Mateo, un promedio diario de 40 jóvenes acude cada tarde y noche al parque. La directora de la Unidad Educativa de esa parroquia, Alida Yépez, comenta que 787 estudiantes se conectan al sistema.

También lo hacen los docentes, como Rosa Pérez, quien sube las notas de sus estudiantes al sistema de evaluación, desde su computador portátil.

La señal tiene un radio de cobertura de hasta 200 metros cuadrados. Según el soporte técnico del plan, hasta 100 personas pueden estar conectadas al mismo tiempo. Los usuarios se enlazan por 60 minutos y luego automáticamente el sistema se desconecta.

En San Mateo también funciona un Infocentro, que atiende a un promedio diario de 60 personas. Se abrió el 26 de mayo del 2015 con 10 máquinas, pero no son suficientes para la demanda, especialmente en la tarde, cuando los estudiantes necesitan consultar.

Por eso Samira Montaño, al término de clases, accede a la red. El pasado miércoles hizo consultas sobre los datos del último censo agropecuario, desde su dispositivo móvil.

“Esta es una gran ventaja, porque podemos sentarnos cerca del parque durante una hora para consultar en grupo”, señala Josué Castillo, estudiante de la Unidad Educativa Juan Montalvo, en la parroquia del mismo nombre.

La red también sirve a los productores. Raúl Moreira, un cacaotero de San Mateo, la utiliza para averiguar el precio del quintal del cacao.

Alfonso Quintero, un empresario pesquero de Montalvo, consulta el precio de la pesca blanca en los mercados de Guayaquil y Santo Domingo. En cambio Susana Quintero, productora de papaya, se conecta para saber qué mercados del país son los más idóneos para vender sus productos. Lo hace buscando todo lo relacionado con la venta de papaya.

El proyecto de Internet rural contempla la instalación de equipos en 46 parroquias (incluidas las tres primeras) en los siete cantones de la provincia de Esmeraldas. Se hará hasta finales del 2019.

Esmeraldas es una de las provincias con un bajo acceso a Internet en el país, según una encuesta (los datos más actuales), realizada en diciembre del 2017 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

José Reyes, director del Departamento de Tecnología de la Información de la Prefectura, explica que una de las razones por las que se impulsa el proyecto, con énfasis en la zona rural, es aumentar el acceso.

La Prefectura destinará USD 2 000 anuales por el servicio en cada parroquia, a través de fibra óptica, pero en otros sitios se prevé utilizar la conexión satelital o radioenlace, por ser distantes.

El satelital se instalará en los sitios bien apartados, como La Y de La Laguna, Tachina Afuera, Playa de Muerto, Boca de Mache, Pueblo Nuevo y Zapallo; todas de Quinindé, donde hay cerca de 8 000 habitantes.Tambiénen Atacames y en el cantón Eloy Alfaro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)