Fiscalía pide una sentencia de 13 años y cuatro mese…
Exmaestro es sentenciado a 120 años de cárcel por po…
Guillermo Lasso se reunió con Alejandro Mayorkas, se…
México dará asilo a Pedro Castillo si así lo solicita
Dina Boluarte jura como primera presidenta de la his…
Nicolás Maduro rechaza condena por corrupción de Cri…
Seis candidatos a la Alcaldía de Quito firmaron comp…
Nayib Bukele rechaza recomendación de terminar estad…

El huracán Ian convirtió al sur de Florida en una zona de desastre

Dos hombres miran los destrozos causados por el huracán en botes atracados en Fort Myers. Foto: EFE.

El paso del huracán Ian por Florida dejó un sendero de destrucción. En especial en el suroeste y centro del estado, donde había hasta el 29 de septiembre más de 2,6 millones de personas sin energía. Miles continuaban atrapados en sus domicilios inundados de agua, algunas carreteras están intransitables y las autoridades hablan de dos posibles muertos.

“Nos aplastó”, confesó al programa ‘Good Morning America’, de la cadena ABC el alguacil del condado Lee, Carmine Marceno. Quien adelantó que las muertes se contarán por “centenares”. Una aseveración que luego fue matizada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien se refirió a dos posibles decesos.

“Hemos tenido dos muertes no confirmadas, en el sentido de que no sabemos si están relacionadas con la tormenta. Nuestra suposición es que probablemente lo sean”. Dijo DeSantis en una rueda de prensa ofrecida en Tallahassee, la capital del estado. Señaló que todavía era prematuro dar un recuento oficial de víctimas mortales.

Una de esas posibles víctimas es un hombre de 72 años de la localidad de Deltona, al noreste de Orlando. Quien pereció la madrugada del jueves 29 de septiembre, tras caer a un canal mientras vaciaba su piscina en medio de la intensa lluvia. Según informó la Policía del condado de Volusia, en el centro de Florida.

Daños cuantiosos

En el condado Lee, donde se asienta Fort Myers y la zona del impacto de Ian, las carreteras y los puentes seguían intransitables, manteniendo a miles de personas atrapadas en sus domicilios y, los que no habían perdido la conexión, pedían ayuda al teléfono de emergencia 911, algunos de los cuales estaban siendo rescatados en helicópteros. “Todavía no podemos acceder a muchas de las personas que lo necesitan”, confesó Marceno.

La carretera elevada que conecta Fort Myers con la isla de Sanibel, hogar de más de 6 000 personas, quedó partida en dos y con varios tramos destrozados a causa del impacto de Ian, que este jueves se degradó a tormenta tropical, pero todavía es capaz de hacer daño y producir inundaciones por la marejada ciclónica y las lluvias, incluso en Georgia y Carolina del Sur, adonde va.

Nunca habíamos visto marejadas ciclónicas de esta magnitud”, confesó el Gobernador, quien dijo que las inundaciones registradas en zonas costeras por la subida de la marea correspondían a un evento que ocurre “cada 500 años”.

Entre las infraestructuras impactadas figura el aeropuerto de Sarasota, que permanece cerrado y no estará operativo hasta la tarde del viernes 30 de septiembre o el sábado 1 de octubre. Luego de que el viento y las intensas lluvias destrozaran un tejado en una de sus terminales, según ­información oficial.

Zona de desastre

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aprobó una declaración de zona de desastre sobre nueve condados de Florida afectados por Ian, lo que permitirá aumentar la ayuda federal para paliar sus efectos, tal como se lo había prometido a DeSantis.

El Gobierno Federal había enviado a este estado, antes de la llegada de Ian, más de 1 300 socorristas, quienes trabajan con 5 000 miembros de la Guardia Nacional de Florida. Hasta el 29 de septiembre, se abrieron casi 200 refugios que han recibido a más de 10 000 personas.