20 de agosto de 2019 19:13

Cuatro fundaciones apoyan con asesoría legal, psicológica, albergue y alimentación a venezolanos

Kimberly y su hijo de siete años buscaron posada en el albergue Buen Samaritano. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Kimberly y su hijo de siete años buscaron posada en el albergue Buen Samaritano. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 23
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 10
Valeria Heredia
Yadira Trujillo (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Llegar a un país ajeno, con otras realidades y costumbres, es un reto para un extranjero, por lo que fundaciones se han organizado para brindar información y asesoría en temas relacionados con sus derechos. Otras han apuntado a brindar servicios de alojamiento temporal y alimentación. Todas tienen algo en común: garantizar una estadía de calidad y que armen su plan de vida.

En el Centro Histórico de Quito está el albergue Casa del Migrante Buen Samaritano, ubicado entre las calles José de Antepara y Los Ríos, en el sector de San Blas. Está a cargo de la pastoral Cáritas y la congregación de religiosas oblatas.

En este espacio se brinda apoyo bajo tres modalidades. La primera es el acogimiento a personas de tránsito, es decir, quienes llegan a Ecuador pero tienen previsto bajar a otros países como Perú. A ellos se les brinda un espacio para que descansen, se cambien de ropa y puedan cumplir con sus necesidades básicas. Su estadía no es mayor a cinco días.

La segunda modalidad es el acogimiento a familias que buscan quedarse en Ecuador. A ellas también se les ofrece la oportunidad de permanecer en el albergue máximo un mes. Con ellas, el trabajo es más sostenido, ya que se les ayuda a elaborar un plan de vida, es decir, se les da opciones de cómo emprender en un nuevo país.

Finalmente, la tercera modalidad consiste en brindar un apoyo a familias ya instaladas en el país. A ellos se les brinda comida.

Los talleres sobre derechos son parte de los servicios que ofrece Alas de Colibrí. Foto: Alas de colibri

Alas de colibrí centra su labor en temas como movilidad humana, trata de personas, violencia de género, explotación laboral, discapacidades y otros. Foto: Alas de colibri

Alas de Colibrí es una organización de la sociedad civil sin fines de lucro, que trabaja en la defensa de los derechos humanos y su restitución. Está ubicada en las calles Juan Ignacio Pareja y Pedro Freile, en el norte de Quito. Ellas centran su labor en temas como movilidad humana, trata de personas, violencia de género, explotación laboral, discapacidades y otros.

El trabajo principal es el de asesoramiento legal (colocar denuncias) y psicológico (enfrentar problemas). Esto es importante con aquellas personas que han sido víctimas de delitos como la trata de personas. Además se les ayuda a buscar una vivienda digna y armar un emprendimiento para que los extranjeros obtengan sus gastos.

Esta fundación además apunta a la prevención, con la realización de talleres, en los que se habla de los derechos y su restitución. El objetivo es frenar la xenofobia.

Venezuela en Ecuador es una asociación civil que direcciona a los venezolanos para que acudan a entidades internacionales y reciban atención, según las necesidades que tengan cada uno de los extranjeros. También brindan el servicio de acompañamiento en áreas como la legal o de salud, con profesionales que atienden sin ningún costo en casos emergentes.

Uno de sus lemas es que se den a conocer costumbres y gastronomía típica de las diferentes localidades venezolanas para aportar en una mejor convivencia en el país. En su página web hay más información sobre otros servicios legales.

Diálogo Diverso es una organización que trabaja con grupos de Lgbti (Lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexo) y creó el Centro de Referencia para Personas en Situación de Movilidad en Ecuador, ubicado en la avenida Mariana de Jesús y Alemania, en el norte de Quito.

En este espacio, que lleva un año, los encargados informan sobre los derechos de esta población en el país. la idea es evitar la homofobia y la xenofobia. Además se entregan kits de aseo, abrigo y estipendios económicos como parte del proyecto Mi casa fuera de casa, enfocado en los venezolanos Lgbti. Esta organización cuenta con el apoyo de Embajada de Canadá, Acnur, Care Ecuador y ONU Migración y otros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (5)