30 de octubre de 2018 00:00

El Fisco arma la pro forma con petróleo desde USD 54

Operación en el ITT. En junio del 2019 se  iniciará la producción en Ishpingo, con 30 000 barriles. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Operación en el ITT. En junio del 2019 se iniciará la producción en Ishpingo, con 30 000 barriles. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 4
Evelyn Tapia Zurita y Carolina Enríquez  Redactoras (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Ministerio de Finanzas acelera la elaboración de la Pro Forma Presupuestaria 2019, que deberá enviar a la Asamblea hasta este jueves 1 de noviembre del 2018.

La Cartera ajusta la información clave con algunas entidades como el Banco Central del Ecuador (BCE), el Servicio de Rentas Internas (SRI) y la Secretaría Nacional de Planificación (Senplades).

Por lo pronto, trabaja en varios escenarios de precio del crudo, pero “todos están sobre los USD 54 por barril”, según una alta fuente del Ministerio de Finanzas con quien pudo conversar este Diario.

El precio definitivo se fijará una vez que se disponga de toda la información que deben enviar las entidades involucradas, indicó la fuente.

Hasta ahora, Finanzas no ha dado a conocer oficialmente los presupuestos que utiliza en la elaboración de la Pro Forma.

Sin embargo, en el Plan Prosperidad, presentado en agosto pasado, el Gobierno estimó que los ingresos petroleros bordearán los USD 2 704 millones en el 2019; es decir, unos USD 520 millones más que lo esperado durante este año.

En la Pro Forma del 2018, el Gobierno programó un precio de USD 41,98 por barril; pero el precio real promedio fue de USD 61,12 hasta agosto, según datos del BCE.

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, explica que esa diferencia de precios no se transformó en mayor liquidez durante el 2018, debido a que Petroecuador tuvo que pagar deudas que venía arrastrando con empresas petroleras privadas, ocasionadas por el mecanismo ‘carry forward’.

Se trata de un sistema de pago a proveedores petroleros en el que, si el precio del crudo está bajo, se paga una parte de la tarifa a las empresas y el resto se acumula en una deuda que se cancelará cuando la cotización vuelva a subir.
Ortiz añade que si este escenario se repite en el 2019, sería positivo, porque permitirá al Estado reducir su deuda con las petroleras y recibir los ingresos íntegros más adelante.

El exministro considera que USD 54 es una estimación prudente, ya que es el promedio entre el precio real del barril en el 2017 y en el presente año.
Alberto Acosta Burneo, editor de Análisis Semanal, coincide y añade que un precio en ese rango sería más conservador frente a lo que realmente recibirá el Fisco.

En el mercado de futuros el barril está en USD 68. “El valor que están proyectando es totalmente conservador”, dijo.

Acosta menciona, además, que en el caso de que el precio de petróleo se ubique por encima de lo presupuestado en el 2019, el Gobierno deberá destinar esos recursos a la creación del fondo de estabilización fiscal dispuesto en la Ley de Fomento Productivo. Aunque todavía no se emite el reglamento de la normativa.

Las estimaciones de entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan a que el precio del crudo en el 2019 será de USD 68,76.

Pero aunque a inicios de octubre los operadores de petróleo se preparaban ante la posibilidad de que el barril llegue a los USD 100 hasta finales del año, analistas como Jaime Carrera, secretario del Observatorio de la Política Fiscal, señalan que “el mercado es muy volátil” y sugiere que el precio en la Pro Forma sea similar al de este año, para tener cuentas fiscales más sólidas.

Ortiz menciona que mientras más realista sea el precio del crudo, el Presupuesto tendrá menos déficit y, por ende, el endeudamiento será menor.
El Fisco espera mayores ingresos petroleros también por una mayor producción.

Petroamazonas dijo que el 2019 seguirá con el plan de desarrollo del ITT. Esto implica que para fines del siguiente año se contará con el crudo del campo Ishpingo. Además, el 2019 se ejecutarán las inversiones los campos Cuyabeno, Oso, Yuralpa, Blanca-Vinita.

El Fisco, según Ortiz, todavía debe resolver “un grave problema de falta de ingresos corrientes (impuestos) para atender los nuevos gastos corrientes que se presentarán en el 2019”. El egreso corriente más importante el próximo año será el pago del 40% del aporte estatal al Seguro de Pensiones del IESS, que no se puede cancelar con deuda ni con ingresos del petróleo. No se han adelantado las metas de recaudación tributaria para el 2019, pero según el Plan Prosperidad, se esperan USD 216 millones menos en impuestos que lo estimado en el 2018.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (3)